Archivos

Uruguay también restringe las cadenas de farmacias

Poco a poco, todos los países sudamericanos que en los años noventa liberalizaron la farmacia están dando marcha atrás y reconociendo la necesidad de regular mejor este sector. Es el caso de Chile, Argentina o de Paraguay, que recogimos también en este mismo blog.

El último país en hacerlo ha sido Uruguay. El Gobierno que preside José Mujica ha aprobado el Decreto 369/013, que establece que “ninguna persona física o jurídica, conjunto económico o grupo de sociedades, podrá ser titular de más de 15 establecimientos de farmacia de primera categoría”. Tampoco lo podrá ser de dos o más farmacias instaladas en un radio menor a 1.000 metros.

El legislador uruguayo aprovecha además para impedir la comercialización de medicamentos, cosméticos y dispositivos terapéuticos a través de Internet y prohibir cualquier tipo de integración vertical que origine un conflicto de intereses. Para ello veta la propiedad simultánea de farmacias, farmacias hospitalarias, rurales, homeopáticas o empresas de distribución, según la categoría de boticas que distingue la regulación del país al norte del Río de la Plata.

Veto que refuerza con la prohibición a los titulares de los establecimientos de ser titulares, directa o indirectamente, de registros de especialidades farmacéuticas y/o marcas que las identifiquen, como tampoco “contratar con terceros la fabricación para la venta de dichos productos con marcas propias o de terceros vinculados al mismo grupo económico”. Por último, sanciona cualquier vinculación comercial o profesional de los titulares con clínicas o profesionales de la salud, que prescriban especialidades farmacéuticas.

A la vista de los hechos, que son siempre más tozudos que las hipotéticas ventajas de los experimentos liberalizadores, cada vez resultan menos comprensibles propuestas como la desregulación de la propiedad y titularidad de las farmacias en España o posturas como la defendida recientemente por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, al reclamar una revisión “en profundidad” de la ordenación farmacéutica. ¿Con qué fin?, cabe preguntarse. ¿El de abrir la puerta al monopolio de las grandes cadenas farmacéuticas como ocurre en Sudamérica?

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies