Insomnia

Insomnio

El insomnio es el problema más frecuente de los trastornos del sueño. Se define como la dificultad para iniciar o mantener el sueño que repercute negativamente sobre la actividad del día siguiente, debido a la presencia de fatiga, somnolencia, ansiedad, depresión, astenia, irritabilidad y dificultad para concentrarse y el desempeño psicomotor.

El paciente con insomnio se queja de dificultad para conciliar el sueño, aumento en la cantidad de despertares nocturnos, disminución en el tiempo total de sueño o sensación de sueño insuficiente. Puede ser de carácter transitorio o crónico. Lo que tenemos que dejar bien claro es que el insomnio es una manifestación y no una enfermedad.

Hay dos tipos principales de insomnio, según se conozca o no la causa que lo provoca:

  • Insomnio primario: ausencia de una afección física o mental. Representa entre el 15-20% de los casos. Sus formas son básicamente la apnea del sueño, el síndrome de las piernas inquietas y movimientos involuntarios y breves.
  • Insomnio secundario: tiene identificada (o no) una causa. Representa la principal forma de insomnio; cerca del 80%.

Las causas del insomnio son múltiples, pasando desde situaciones de estrés pasajeras o cambios en las actividades diarias o de trabajo, hasta problemas de salud, tales como hipertiroidismo, menopausia, dolor crónico, o patologías, como infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), cáncer, fibromialgia, etc. También está asociado el insomnio a la toma de algunos medicamentos, de forma general a todos aquellos fármacos estimulantes del sistema nervioso central; anfetaminas, antidepresivos, etc.

Según la duración del insomnio, este puede ser:

-       Transitorio: su duración es inferior a una semana

-       De corta duración: dura de una a tres semanas

-       Crónico: más de tres semanas de evolución

El farmacéutico puede ayudar a controlar esta alteración con unos consejos básicos para mantener una correcta higiene del sueño:

  • Establecer un horario regular para acostarse y levantarse.
  • Limitar las siestas durante el día a un máximo de 30 minutos.
  • Dormir sólo lo necesario para encontrarse descansado y despejado al día siguiente. Limitar la permanencia en la cama a un máximo de 8 horas.
  • Realizar actividades relajantes antes de acostarse: lecturas sencillas, escuchar música suave, yoga, un baño caliente de menos de 15 minutos, etc.
  • Evitar comer, trabajar o ver la televisión en la cama.
  • Usar el dormitorio solo para dormir y mantener relaciones sexuales.
  • Mantener la habitación en condiciones óptimas para dormir: sin exceso de luz, sin ruidos y a una temperatura confortable, alrededor de 22 ºC.
  •  Llevar una dieta equilibrada, evitando cenas copiosas, el alcohol y el tabaco. Evitar acostarse con hambre.
  • Crear una rutina antes de acostarse: cepillarse los dientes, ponerse el pijama, poner el despertador, orinar e irse a la cama.

Si el insomnio no mejora con estas normas de higiene, es aconsejable consultar al médico.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Bienvenidos al blog del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, un punto de encuentro con información ágil y actual, con opiniones de nuestros profesionales y con un espacio muy destacado para tu participación.

Síguenos en twitter

COFM blog
COFM - Colegio oficial de farmacéuticos de Madrid

© Copyright 2013

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid

C/ Santa Engracia, 31
28010 Madrid