Archivos

La desagradable experiencia de padecer dolor neuropático

El dolor es una sensación necesaria y tiene una función fisiológica ligada al sentido de supervivencia porque suministra información y alerta, por ejemplo, el dolor agudo en una apendicitis, pero es un problema cuando el dolor no tiene finalidad y resulta incapacitante para la vida diaria. Éste es el caso del dolor neuropático, que se produce cuando el sistema nervioso (encargado de reconocer las señales peligrosas que detecta) falla debido a una lesión en el sistema central o periférico y envía señales de dolor sin motivo concreto provocando un dolor intenso, insoportable para el que no existe tratamiento farmacológico eficaz.

En España, el 8 por ciento de los pacientes que acuden al neurólogo lo hacen expresando estos síntomas y aunque son muy variables, todos experimentan falta de sensibilidad junto con síntomas dolorosos similares a una sensación de corriente eléctrica o hipersensibilidad dolorosa que hace que los pacientes sientan dolor ante estímulos como una caricia o el roce de cualquier objeto. Esto hace que el 85% de los pacientes presenten un deterioro significativo en su calidad de vida, además de otras patologías asociadas como trastornos del sueño, ansiedad, depresión o falta de energía.

Según datos manejados por la Sociedad Española de Neurología (SEN) la prevalencia del dolor crónico podría llegar al 11% de la población española, de los cuales un 47% padece dolor diariamente. Es más, las consultas por dolor suponen el 50% de las realizadas en atención primaria, lo que refleja la importancia de este problema para la salud pública.

Las causas más comunes del dolor neuropático están relacionadas con lesiones provocadas por el herpes, la diabetes, el cáncer o los trastornos neurodegenerativos. También se asocia con tratamientos farmacológicos como la quimioterapia y la radioterapia.

Durante los últimos años se ha evolucionado en los tratamientos para el dolor neuropático gracias a anestésicos y derivados opioides, unidos a otro tipo de terapias no farmacológicas como la radiofrecuencia o los bloqueos nerviosos, aunque los resultados sobre su efectividad aún son pobres.

Con el objetivo de concienciar sobre la necesidad de buscar nuevas fórmulas para evitar el sufrimiento físico de las personas que padecen dolor, el 17 de octubre se celebra el Día Mundial Contra el Dolor a iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies