Archivos

Tengo gripe, ¿qué debo tomar?

Como ya os hemos contado en post anteriores, los síntomas comunes entre resfriado y gripe son la congestión nasal, los estornudos, la mucosidad, la tos, el dolor de garganta y de cabeza, y la pérdida de apetito. El resfriado apenas provoca fiebre, o si lo hace es muy baja, y genera malestar general y cansancio. Mientras que en la gripe la fiebre es moderada o alta y las molestias van un poco más allá, provocando dolores musculares y de cabeza, moderados o intensos, escalofríos y fatiga.

Al margen de los consejos que podamos daros desde la oficina de farmacia para prevenir la gripe y el resfriado, existen tratamientos farmacológicos que contribuyen a mejorar estos síntomas. Tanto la gripe como el resfriado tiene origen vírico y, por tanto, NO deben utilizarse antibióticos para tratarlos.

Los medicamentos para la gripe son conocidos en general como antigripales, un grupo de fármacos que tratan los síntomas, pero no las causas de la gripe.

Por lo general, los medicamentos antigripales están formados por un conjunto de principios activos entre los que podemos destacar:

 

  • Analgésico/antipirético: para aliviar el dolor y bajar la fiebre. Suelen ser paracetamol, ácido acetilsalicílico o ibuprofeno.
  • Descongestivo: alivio de la congestión nasal (pseudoefedrina, fenilefrina).
  • Antihistamínico: para mejorar los síntomas similares a los producidos por la alergia como secreción nasal, estornudos y lagrimeo (clorfenamina).
  • Antitusivo: para calmar la tos. El más común es el dextrometorfano.
  • Mucolíticos/expectorantes: ayudan a eliminar el exceso de mucosidad (guaifenesina).

 

Además de esta composición habitual, los medicamentos antigripales suelen contener cafeína (para contrarrestar el sueño que provoca el antihistamínico) y vitamina C.

Es muy importante, si tomas este tipo de medicamentos, ser consciente de los principios activos que contienen y de las posibles interacciones, precauciones o contraindicaciones de cada uno de ellos. Por ejemplo, la pseudoefedrina y la fenilefrina pueden aumentar la tensión arterial y, por tanto, se recomienda precaución en hipertensos. Pero, sobre todo, hay que tener cuidado si empezamos a tomar varios medicamentos para aliviar los síntomas de la gripe porque podemos tener problemas de sobredosis. El error más frecuente es duplicar la dosis de analgésico. Ante la duda, consulta siempre con tu farmacéutico.

En caso de contraer gripe, tenemos que saber que contamos con los medicamentos antigripales, una herramienta útil en el alivio de sus síntomas. En la elección de un antigripal u otro intervienen muchos factores. Así que, es recomendable consultar al farmacéutico antes de su compra. Descansa, toma abundantes líquidos, mantén el aire húmedo a tu alrededor, evita cambios bruscos de temperatura y recuerda lavarte las manos con frecuencia.

 

Texto:

Rebeca González Ginés, farmacéutica del Servicio de Información Técnica del Medicamento del COFM.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies