Archivos

Nuevas ventajas fiscales y profesionales en Francia

La música del nuevo decreto francés suena bien. La propiedad de las oficinas de farmacia queda reservada en exclusiva a los farmacéuticos y eso, de entrada, es una excelente noticia. Pero los expertos aseguran que también es una buena letra para reforzar y avanzar en el modelo profesional por diversas razones.

En primer lugar, ya hemos destacado en este mismo blog que la fórmula francesa permite a los farmacéuticos defender a la vez su independencia profesional y financiera al definir las condiciones para crear sociedades de cartera de farmacéuticos (SPFPL) en el sector de farmacia comunitaria y fijar ciertos límites. Por ejemplo, el propietario de una farmacia no puede detentar participaciones, directa o indirectamente, en más de cuatro sociedades profesionales liberales (SEL), además de su propia farmacia comunitaria; una SEL no puede detentar participaciones, directa o indirectamente, en más de 4 SEL; y una SPFPL puede detentar participaciones en un máximo de 3 SEL.

Son algunas de las salvaguardas o condiciones que impone el decreto contra una concentración en el sector. Pero la nueva estructura societaria va más allá y ofrece múltiples ventajas fiscales y financieras en la explotación de una farmacia. Los farmacéuticos pueden así aunar esfuerzos y recursos para capitalizarse y poner en marcha proyectos profesionales más ambiciosos.

Para Interfimo, una consultoría financiera especializada en farmacia, los holdings de farmacéuticos pueden utilizarse para facilitar la adquisición o transmisión de una farmacia por venta o donación, para integrar a nuevos socios o para gestionar los activos de la empresa líder. Y, de cara a las entidades financieras, no hay duda de que esta estructura societaria reduce también su riesgo.

Según los expertos, los profesionales que se constituyan en sociedades de cartera para gestionar farmacias explotadas como sociedades profesionales podrán beneficiarse de la consolidación fiscal de las sociedades matrices/filiales en su operativa financiera, que permite no pagar los impuestos de la SPFPL sobre la casi totalidad de los dividendos destinados a pagar el préstamo de adquisición de una empresa. Ofrecen también la posibilidad de deducirse los intereses del crédito de los beneficios realizados por la sociedad profesional filial o fusionar los resultados del holding y la filial, con lo que los beneficios sólo se gravan una vez para ambas compañías y la carga tributaria resulta menor para el holding.

Son sólo algunas de las ventajas apuntadas por los abogados y expertos del país vecino que conviene estudiar cuidadosamente para abrirnos a nuevos esquemas que sirvan para fortalecer y preparar mejor nuestro modelo de cara a los importantes retos sociales y sanitarios que debe afrontar nuestro Sistema Nacional de Salud.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies