Archivos

Protégete de los sabañones

Los sabañones, también llamados perniosis o eritema pernio, son lesiones en la piel producidas por el frío intenso. Clínicamente se manifiestan como manchas rojas e inflamatorias que aparecen con frecuencia en manos y pies. También pueden aparecer en la punta de la nariz y en las orejas. Son lesiones que duelen y pican cuando la piel se calienta. Su duración es de unos días a varias semanas.

¿Qué causas los producen?

Se deben a una hipersensibilidad al frío, que provoca una contracción acusada y rápida de los vasos sanguíneos para, a continuación, pasar a una dilatación que se acompaña de picor y dolor.

El frío y la humedad favorecen su aparición, así como la carencia de vitaminas y/o minerales. El riesgo de tener sabañones es mayor si vives en un área con alta humedad del aire y temperaturas bajas. Son más frecuentes entre los meses de noviembre y abril, en mujeres de entre 15 y 30 años y en personas de bajo peso corporal.

Las personas con mala circulación tienden a ser más sensibles a los cambios de temperatura, entre ellas, los diabéticos. También los que padecen la enfermedad de Raynaud son más propensos a tener sabañones.

¿Cómo se diagnostica y cuáles pueden ser sus complicaciones?

El diagnóstico se realiza por observación directa de la zona afectada de hinchazón y coloración de la piel de rojo a púrpura-morado, que se acompaña de sensación de ardor y picor y en casos más extremos. También se pueden formar ampollas que se pueden ulcerar y sufrir una infección.

¿Cómo prevenir su aparición?

Debemos protegernos del frío con ropa adecuada como guantes, gorro, ropa abrigada e impermeable y no usar ropa ajustada.

Mantener los pies secos y abrigados con calcetines de lana o plantillas térmicas y zapatos que no sean ajustados que puedan empeorar la circulación.

Realizar movimientos de manos y pies para mejorar la circulación.

Evitar el consumo de alcohol, tabaco, bebidas estimulantes, como café o té, por ser vasoconstrictores y favorecer su aparición.

Se recomienda ingerir alimentos ricos en vitamina C y E, ya que protegen los capilares y mejorar el riego sanguíneo.

Si hemos expuesto al frío nuestra piel, se debe calentar gradualmente, no exponiendo los pies y manos directamente a una estufa o radiador porque los cambios bruscos de temperatura aumentan el riesgo de que se generen los sabañones.

¿Cuál es su tratamiento?

Realizar baños de agua tibia para mejorar la circulación sanguínea.

Masajear la zona para mejorar la circulación superficial.

El uso de pomadas antiinflamatorias, antisépticas y cicatrizantes ayudan a mejorar la circulación sanguínea y reducir el dolor y picor. El farmacéutico puede recomendar cuál es la más adecuada.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies