Archivos

Herpes labial, un intruso fácil de tratar

Aunque su aparición no es grave, y llega a sanar por sí solo, el herpes labial es una afección muy molesta. Seguramente todos hemos sufrido alguna vez sus efectos y hemos acudido a la farmacia en busca de un remedio para eliminar a este intruso de nuestros labios.

Hay que recordar que se trata de una infección comúnmente llamada calentura o herpes febril y que es muy contagiosa, molesta y dolorosa. Lo que tenemos claro es que, antes de padecer esta infección se percibe una sensación de picor, hormigueo y enrojecimiento en la zona. Después, salen unas pequeñas ampollas llenas de un líquido transparente que vienen acompañadas por una inflamación de los ganglios del cuello. Estas vesículas se van secando y, tras adquirir un tono amarillento, acaban convirtiéndose en unas costras que se caen. En general, el herpes labial sana por sí solo en una o dos semanas sin dejar señales aunque, en algunos casos, la piel de la región herpética puede quedar algo más sensible.

Esta infección suele afectar al 60% de la población mundial y es causada por el virus herpes simples. Hay que saber que, cuando la herida desaparece, el virus sigue estando latente, por eso, vuelve aparecer en cualquier momento. Para evitarlo es importante saber por qué se produce.

Son múltiples las causas de esta afección, aunque su incidencia aumenta durante la época del verano, debido a la excesiva exposición a los rayos ultravioletas y las altas temperaturas, manifestándose con mayor frecuencia en jóvenes, por ser los que tienen más contacto con el sol.

Existen diversos factores que pueden provocar la aparición del herpes labial, como la irritación de la piel, quemaduras de sol, una mala alimentación, el estrés y la fatiga (pueden provocar una bajada de defensas) o alteraciones hormonales. También existe el contagio por terceras personas.

Para reducir las molestias, antes de que las ampollas se formen y desde el momento en que notamos algunos signos como hormigueo o dolor en los labios, dolor de garganta y aumento en la cantidad de saliva, se recomienda aplicar hielo en el área afectada de 10 a 15 minutos y repetir la aplicación cada hora.

Normalmente, esta afección suele durar, sin tratamiento, aproximadamente dos semanas. Por ello, se aconseja tratar esta enfermedad con cremas a base de aciclovir o penciclovir, ya que han demostrado reducir el tiempo de curación y de permanencia del dolor o malestar. También los  parches controlan, de forma discreta, los síntomas de la calentura mediante un hidrocoloide con el que vienen impregnados. Sus principales ventajas frente a la crema son que se crea un microclima alrededor de la erupción evitando el contacto con el exterior y, además, son transparentes.

Cabe recordar que cuando se tiene un herpes hay que extremar la higiene. Ya que hay que mantener la parte infectada seca, limpia y nunca tocarla. Con estas medidas evitaremos la extensión y la aparición de infecciones bacterianas que podrían agravar la situación. 

2 comentarios

Javier
16 Abril, 2019 a las 4:25 pm
COFM
30 Abril, 2019 a las 2:05 pm

Dejar un comentario