Archivos

Vuelta a la rutina: cómo superar el síndrome postvacacional

Cansancio, irritabilidad e insomnio son síntomas  que sufren hasta el cincuenta por ciento de los españoles cuando se incorporan al trabajo tras las vacaciones.  El llamado síndrome postvacacional no es una enfermedad,  es un concepto que se refiere a la ansiedad o presión emocional que se afronta al readaptarse a las tareas laborales después de un largo período de descanso.

Dicho trastorno se produce por la vuelta a la rutina de una manera brusca, sin  experimentar un periodo de adaptación que ayude retomar los hábitos y obligaciones habituales que se han relajado durante  el periodo estival. Al parecer, el síndrome postvacacional afecta con mayor intensidad a mujeres que a hombres. Y es que ellas, no sólo retoman el trabajo fuera de casa, además tienen que organizar el hogar para el comienzo del nuevo curso.

Las alteraciones relacionadas se clasifican en dos grupos: físicas y psíquicas. Dentro del primer tipo se incluyen diferentes síntomas como  fatiga, falta de apetito, somnolencia, dolores musculares o cansancio; mientras que dentro de las alteraciones psíquicas, se incluyen síntomas de irritabilidad, apatía, nerviosismo, inquietud, desesperanza o tristeza.

Una persona necesita una media de entre 4 o 5 días para adaptarse al nuevo escenario y superar la actitud negativa, aunque hay casos que pueden  tardar hasta dos semanas en recuperarse. Si pasado este periodo se mantienen los síntomas descritos, es conveniente consultar con el médico para descartar cualquier patología relacionada.

Los expertos recomiendan una serie de pautas para prevenir el síndrome postvacacional: incorporarse al trabajo poco a poco, motivarse con retos a corto plazo y no estresarse intentando solucionar todos los problemas el primer día. Además, aconsejan guardar algún día libre para solucionar asuntos personales, repartir las vacaciones y evitar los días de operación retorno. De esta manera podemos reducir la sensación de agobio y preocupación. También es conveniente practicar deporte e iniciar nuevos proyectos al regresar  de las vacaciones.

No obstante, parece que la crisis económica de los últimos años se ha convertido en el mejor antídoto para el síndrome postvacacional. De hecho para muchos trabajadores, el solo hecho de tener un empleo al que volver les hace sentir privilegiados.

Ana Quevedo Suárez, periodista del COFM

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies