manchas cutáneas, cosmetovigilancia

Vigila las manchas de tu piel

Las manchas cutáneas son alteraciones en la uniformidad del color en una determinada zona de la piel. Aunque pueden existir manchas blancas o más pálidas que la piel de alrededor, las machas que motivan un mayor número de consultas son las que tienen diferentes tonos de marrón.

La hiperpigmentación de la piel se manifiesta fundamentalmente como manchas cutáneas oscuras, de color marrón a negro, planas, que pueden variar en tamaño y forma. En la mayor parte de los casos supone una alteración de carácter benigno.

Este tipo de manchas en ningún caso deben ser confundidas con los lunares (nevus) u otras formaciones muy oscuras que, de carácter benigno o maligno, pueden afectar a la piel.

Los cambios de pigmentación pueden estar desencadenados por diversos factores: exposición al sol, factores genéticos, edad, influencias hormonales, lesiones o inflamaciones cutáneas, procesos autoinmunes, déficit vitamínicos, determinados tratamientos (fármacos quimioterápicos, antibióticos, etc.), uso de tintes, etc.

La hiperpigmentación cutánea puede manifestarse de diversas maneras. La más común y, probablemente más deseada, es el propio bronceado, producido como consecuencia de un oscurecimiento generalizado y homogéneo de la piel, que permite adquirir una tonalidad morena estéticamente muy apreciada por muchas personas. Sin embargo, cuando el oscurecimiento de la piel no es homogéneo y se manifiesta en forma de manchas de mayor o menor tamaño, son muchas las personas que desean eliminar tales manchas o, al menos, reducir el contraste con el resto de la piel.

Al margen del bronceado, natural o artificial, los principales tipos de hiperpigmentación benigna de la piel son:

  • Hiperpigmentación postinflamatoria: Suele aparecer tras ciertos procesos que implican una irritación o inflamación de la piel, como por ejemplo un episodio de acné o procedimientos cosméticos como la laserterapia o las exfoliaciones químicas.
  • Melasma o cloasma: son manchas de color pardo, oscuras, bien delimitadas, simétricas, localizadas en la cara. Afecta al 90% de las mujeres gestantes, de ahí que también se le denomine “máscara del embarazo”, y a aquellas que usan anticonceptivos hormonales.
  • Pecas: son pequeñas áreas cutáneas muy repartidas en la piel en la que los melanocitos son más activos, provocando una coloración más intensa que la circundante. Se producen más habitualmente en personas de piel muy clara, especialmente durante la infancia y adolescencia.
  • Manchas seniles: son manchas oscuras de color marrón, de 1 a 3 cm de diámetro que se producen en pieles expuestas de forma reiterada al sol. Es típico de las personas de edad avanzada (50-60 años). Aparecen en cara, dorso de las manos, antebrazos, hombros, etc.

Los tratamientos van desde cremas despigmentantes hasta el uso de los más sofisticados sistemas de láser. Lo más importante del tratamiento es evitar una exposición prolongada al sol y utilizar una fotoprotección adecuada.

-       Cremas despigmentantes: cremas en cuya composición existen principios activos como la hidroquinona, ácido kójico, vitamina C, ácido azelaico, etc.

-       Tratamientos exfoliantes, peelings: consisten en la aplicación de una solución ácida en la zona a tratar para eliminar las capas superficiales de la piel y dejar una nueva capa de piel al descubierto con color uniforme.

-       Laserterapia: tiene prácticamente el mismo efecto, pero tiende a ser más precisa. Son tratamientos que consiguen mejorar la textura, el color y la suavidad de la piel.

Como medidas preventivas a tener en cuenta para proteger nuestra piel y evitar la aparición de estas antiestéticas manchas, debemos:

ü  Proteger la piel de la exposición directa al sol: usar sombreros, camisas de manga larga, etc.

ü  Usar gafas de sol para proteger los ojos.

ü  Evitar el sol de mediodía, cuando la luz solar es más fuerte.

ü  No exponerse al sol si se está tomando una medicación fotosensibilizante o si se está embarazada.

ü  Usar fotoprotectores que tengan un FPS (factor de protección solar) elevado en cualquier época del año y aplicarlo al menos media hora antes de salir y renovar su aplicación con frecuencia.

 

¿Cuándo hay que preocuparse?

Los aspectos más importantes a observar en una mancha en la piel para saber si puede ser maligna son:

 A: Asimetría

La mitad de la mancha no es igual en forma, tamaño y color a la otra media mitad.

 B: Borde

Los bordes son desiguales, irregulares, con muescas o están borrosos.

C: Color

La mancha tiene diferentes tonalidades y se presenta como oscura, marrón y negra. Tonos dispersos y esparcidos de rojo, blanco y azul agregan un aspecto abigarrado.

D: Diámetro

El tamaño de la mancha es superior a 6 mm.

E: Evolución

Cambios en la mancha a través del tiempo.

Share Button

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Bienvenidos al blog del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, un punto de encuentro con información ágil y actual, con opiniones de nuestros profesionales y con un espacio muy destacado para tu participación.

Síguenos en twitter

COFM blog
COFM - Colegio oficial de farmacéuticos de Madrid

© Copyright 2013

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid

C/ Santa Engracia, 31
28010 Madrid