Archivos

Vacunas y test rápidos: ¿Por qué los ciudadanos deben poder elegir cuándo y dónde?

Todo por la salud de los ciudadanos y nada sin contar con ellos. Bien podría ser el lema de una Sanidad madura que escucha a los pacientes, promueve su libertad de elección y fomenta así su propia responsabilidad y autocuidado.

Son principios que deberían marcar las decisiones de nuestras autoridades sanitarias, especialmente ante una crisis sanitaria sin precedentes, que no entiende de fronteras, ni mucho menos de compartimentos estancos, de competencias excluyentes o de miedos infundados. Por el contrario, la lucha contra la pandemia exige, hoy más que nunca, la máxima implicación y colaboración de profesionales sanitarios y de ciudadanos.

Pero, ¿cómo podemos acercar este objetivo con una política real y acciones concretas que persigan el beneficio último de los pacientes? Es justo lo que los farmacéuticos españoles estamos proponiendo desde el inicio de la crisis. Lo hicimos al garantizar la atención farmacéutica domiciliaria a los ciudadanos que nos lo pidieron; lo pusimos también en marcha en Madrid cuando decidimos afrontar el enorme reto de distribuir, de forma gratuita, millones de mascarillas, porque entendimos que era la forma más rápida de que los ciudadanos estuviesen preparados; y lo volvemos a plantear ahora al ofrecernos a colaborar en la realización de test rápidos a la población o a participar de forma activa en las campañas de vacunación en la oficina de farmacia.

En todos los casos, solo nos mueve nuestro compromiso sanitario y el afán de colaborar en una situación límite, contribuyendo así a que los ciudadanos tengan más opciones y puedan decidir dónde y cuándo quieren acceder a estos servicios sanitarios.

Muchos países así lo han entendido y han potenciado su canal de farmacia para atender estas necesidades. Más de 1,7 millones de ingleses se han vacunado contra la gripe en apenas dos meses, sin cita previa, ni listas de espera y ningún contratiempo.

Es el mismo camino que también quiere emprender Madrid. La carta enviada por la Comunidad de Madrid a la directora general de la AEMPS para incorporar a los farmacéuticos a la estrategia de diagnóstico y detección es un buen ejemplo de la importancia de abrir espacios a la población y ofrecer más oportunidades de diagnóstico rápido y seguro que, como bien subrayan las autoridades madrileñas, “ayudarían a conocer el nivel de contagios en menos tiempo y hacer más eficaz las estrategias de rastreo y cuarentenas”.

Son acciones que, esperamos más pronto que tarde, se acometan sin mayor dilación porque lo pide la población y porque nos jugamos demasiado como sociedad.

Solo volcando todos los recursos a nuestro alcance, las autoridades sanitarias podrán hacer realidad este giro en la Sanidad que nos permitirá poder elegir y tomar nuestras propias decisiones en salud, sin ser rehenes de listas de espera ni de colectivos que solo buscan su propio interés profesional.

 

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies