Archivos

Tips para una correcta higiene bucodental

Unos dientes sanos no solo nos proporcionan un buen aspecto y nos hacen sentir bien, sino que nos permiten hablar y comer adecuadamente, de ahí que sea clave explicar a nuestros pacientes unas buenas técnicas de higiene que les proporcionen una óptima salud bucal y un cuidado personalizado, así como recomendarles productos específicos según sus necesidades individuales.

Llevar a cabo una correcta higiene bucodental diaria es muy importante, ya que evita la acumulación de placa y, con ello, la aparición de caries y enfermedades periodontales. Una mala higiene bucodental no solo se asocia a problemas en la cavidad bucal sino también a otros problemas en el organismo producidos por la entrada de bacterias a través de la boca.

La placa dental es una película incolora y pegajosa, formada por bacterias que se adhieren a la superficie de los dientes, siendo la principal causa de las caries y enfermedades de las encías, como la gingivitis y la periodontitis, pudiendo llegar incluso a provocar la pérdida de los dientes.

Explicamos los pasos a seguir para realizar una correcta higiene bucodental:

  1. Cepillar los dientes después de las comidas, tres veces al día, durante dos minutos, dedicando un minuto a cada parte de la boca (arriba y abajo).  Empezar el cepillado siguiendo siempre el mismo orden para no olvidarnos de ninguna zona. Es recomendable usar un cepillo dental de dureza media con filamentos de extremos redondeados para eliminar de forma eficaz la placa dental y respetar las encías. Explicaremos al paciente que debe colocar el cepillo en un ángulo de 45º, apoyado en la línea de las encías y realizar movimientos pequeños y circulares, sin ejercer demasiada presión. En las caras oclusales, es decir, por donde masticamos, el cepillado se hará de forma horizontal, con movimientos cortos de atrás hacia delante. Recuerda, renovar cada 3 o 4 meses aproximadamente el cepillo de dientes.
  1. Limpiar entre todos los dientes con hilo dental o cepillo interdental, de izquierda a derecha y de arriba abajo. Si no hacemos esta limpieza interdental, estamos dejando el 40% de superficie de los dientes sin limpiar. Para ello usaremos:
  • Sedas y cintas dentales: para eliminar los alimentos acumulados entre los dientes, en espacios pequeños. Hay que usarla por lo menos una vez al día o cuando notes que algo se ha acumulado entre los dientes.
  • Cepillos interproximales: son una gran ayuda para limpiar entre los alambres de la ortodoncia o por debajo de los puentes.
  • Irrigadores bucales.
  1. Recordar limpiar la lengua: existen limpiadores o raspadores linguales, pero también lo podemos hacer con el cepillo dental, mediante movimientos de atrás hacia delante para arrastrar restos de comida, mucosidades, bacterias que producen gases malolientes…
  1. Por último, solo nos queda enjuagar durante 30 segundos con un colutorio adaptado a la situación individual de cada paciente. Es un complemento al cepillado, nunca deberá sustituirlo. Está indicado para eliminar bacterias que se han acumulado en la boca y que ni el cepillo ni la seda dental han sido capaces de eliminar.

No olvides que es muy importante realizar, por lo menos una vez al año, una visita al dentista. Esta es la mejor medida preventiva para detectar cualquier enfermedad o problema bucodental y poder poner una solución o tratamiento a tiempo.

Recuerda llevar una alimentación sana, existen ciertos alimentos que favorecen la autolimpieza de los dientes, como las manzanas, que al morder arrastran placa bacteriana; evita el consumo elevado de alimentos y bebidas con alto contenido en azúcar y bebe agua para ayudar a diluir la saliva, que no se quede estancada en la boca, y fomente un aliento fresco y sano.

 

Rebeca González Ginés

Farmacéutica del Servicio Técnico del COFM

Dejar un comentario