Archivos

¿Tienes gastritis?

La gastritis es la inflamación de la mucosa del estómago. Puede ser de tipo agudo, de aparición rápida y resolución en pocos días, o de tipo crónico, en cuyo caso puede persistir durante años y producir úlcera péptica. Además, el término se suele aplicar de forma muy general a cualquier molestia a nivel del estómago.

Puede ser causada por una infección bacteriana o viral, por enfermedades autoinmunes (anemia perniciosa) o por el reflujo de bilis hacia el estómago. También puede ser causada por irritación debida a:

  • Utilización de ciertos medicamentos; los más agresivos para la mucosa gástrica son los antiinflamatorios no esteroideos (ácido acetilsalicílico, ibuprofeno) y otros antiinflamatorios, como los corticoides.
  • Consumo excesivo de alcohol, comidas copiosas y abuso de condimentos fuertes e irritantes.
  • Exceso de secreción de ácido gástrico, provocado por el estrés.
  • Vómitos crónicos.
  • Ingestión de sustancias corrosivas o cáusticas.

Los síntomas característicos son: sensación de ardor en la boca del estómago que puede llegar hasta el pecho, acidez, inapetencia, náuseas y, en ocasiones, vómitos. Los cuadros muy agudos pueden producir dolores severos que pueden confundirse con una úlcera gástrica.

El tratamiento depende de la causa. Los antiácidos u otros medicamentos que disminuyen o neutralizan el ácido gástrico generalmente aliviarán los síntomas y favorecerán la curación, mientras que para la gastritis causada por infecciones será necesario el tratamiento con antibióticos y la debida al estrés se trata mejor a través de la prevención. También se recomienda seguir las siguientes pautas higiénico-dietéticas:

  • Masticar correctamente los alimentos antes de su ingestión procurando comer sentado y con tiempo.
  • Respetar el horario de las comidas
  • Evitar temperaturas extremas de alimentos y bebidas.
  • Utilizar técnicas culinarias sencillas: Plancha, grill, horno, hervidos.
  • Evitar comidas copiosas. Se recomiendan comidas poco abundantes pero frecuentes (cinco comidas al día), evitando el ayuno.
  • Reducir el consumo de alimentos como las carnes rojas, los embutidos, los fritos, la bollería y la leche o los lácteos no desnatados, el chocolate, mayonesa, vinagre, especias, etc.
  • Incluir en la dieta diaria verdura, patatas y fruta.
    • Evitar la ingesta de bebidas carbonatadas.
    • Evitar el consumo de irritantes gastrointestinales como el alcohol, el café, el tabaco y el té.
    • Evitar el uso de medicamentos antiinflamatorios (ácido acetilsalicílico, diclofenaco, etc.). De ser necesario un analgésico, se recomienda el uso de paracetamol.

3 comentarios

Elena Carrión
28 Julio, 2016 a las 5:10 am
Gisela
12 Octubre, 2016 a las 1:29 pm
Alexandra Guinea
18 Octubre, 2016 a las 10:20 pm

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies