Archivos

¿Te duele la garganta?

El dolor de garganta es una molestia, dolor o picazón en esta zona, con frecuencia acompañado de dolor al deglutir. Por lo general, es leve y suele ir acompañado de otros síntomas como dolor de cabeza, fiebre y malestar general.

Es una afección bastante común motivada por diversas y variadas circunstancias. En general, los agentes causales del dolor de garganta se transmiten por contacto directo: el moco y la saliva de la persona afectada se transfiere a objetos, manillas de puertas y otras superficies, a las manos, y finalmente, a la boca o la nariz de otra persona.

Además de los virus o las bacterias, hay otras causas que pueden provocar dolor de garganta crónico:

  • Respiración por la boca a causa de desviación del tabique nasal, rinitis alérgica, etc.
  • Faringitis crónica
  • En pacientes de mayor edad por baja ingesta de líquidos y atrofia glandular.

También influyen diferentes enfermedades, como el reflujo gastroesofágico, que pueden causar irritación faríngea, al igual que sustancias irritantes, como el tabaco.

Además, hay algunos medicamentos que pueden provocar sequedad de garganta y disfonía, como corticoides inhalados, antihistamínicos, diuréticos, antidepresivos y antiparkinsonianos pueden provocar.

Sin tratamiento, los síntomas del dolor de garganta suelen desaparecer en un periodo de 3 días a una semana, aunque a veces se puede complicar y derivar en otitis media o sinusitis aguda.

¿Qué podemos hacer ante un dolor de garganta?

  • Evitar los irritantes faríngeos: tabaco, líquidos muy calientes o fríos, alimentos ásperos, etc.
  • Aumentar la ingesta de líquidos (en especial en niños).
  • Lavarse con frecuencia las manos, cubrirse la boca al toser o estornudar para evitar el contagio.
  • Evitar frotarse los ojos.
  • Los vahos y vaporizadores (uso de humidificador) pueden aliviar o prevenir algunas irritaciones de la garganta causadas por la respiración de aire seco con la boca abierta.
  • Realizar lavados nasales con solución salina.
  • Tomar pastillas o caramelos sin azúcar, ya que chupar estimula la producción de saliva, con lo cual se irriga y limpia la garganta.
  • Tratar de hablar lo menos posible. Si el malestar de garganta ha inflamado la laringe, hablar produce mayor irritación y pérdida temporal de la voz. A esta situación se le llama laringitis.

También podemos tomar algún analgésico (paracetamol e ibuprofeno) o utilizar colutorios o comprimidos de disolución oral con clorhexidina.

Si el dolor va acompañado de otros síntomas, el farmacéutico nos puede aconsejar consultar con el médico.

Un comentario

28 Diciembre, 2016 a las 5:39 pm

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies