Archivos

Tabaco y boticas: ¡Uff, historia pasada!

Los usos y costumbres sociales llegan a cambiar de manera radical. Un ejemplo muy curioso es el tabaco y la acción de fumarlo, que dicen nació como una necesidad, convertida en rito, de mantener el fuego. En 1492 Rodrigo Jerez, uno de los marineros que acompañó a Colón en el primer viaje al Nuevo Mundo, introdujo el tabaco y la costumbre de fumarlo en España.

Durante muchos años el tabaco se vendió en las boticas como producto medicinal recomendado para casi todos los males y dolencias según fórmulas de lo más variado y pintoresco.

Nicolás Monardes, médico y botánico sevillano del siglo XVI, fue el primero en estudiar y describir, con espíritu científico, sobre este tema. En una famosa obra que se tradujo a varios idiomas recogió y divulgó las principales aplicaciones medicinales que reconocían esta planta como panacea casi universal.

Veamos, en nuestros días de forma casi anecdótica, algunas de las formas en que se llegó a emplear el tabaco en los siglos XVI y XVII, tal como son descritas por médicos y escritores de la época:

  • Para curar el dolor de cabeza:Anse de poner las hojas calientes sobre el dolor y multiplicándolas las veces que fuera menester, hasta que el dolor se quite: algunos las untan con aceite y azahar y hacen muy buena obra”.
  • Dolores reumáticos:Cuando por reumas, o por aire, o por otra causa fría se envaran las cervices, puestas las hojas calientes del tabaco en el dolor o envaramiento, lo quita y resuelve y quedan libres del mal”.
  • Para las lombrices:El cocimiento de la hierba hecho jarabe, tomado en muy poca cantidad, y el zumo de ella puesto en el ombligo, matan toda clase de gusanos o cucurbitinas”.
  • Como purgante:Sirve el tabaco seco en hojas entre algunos para purgarse con él, echado en infusión la noche antes”.

Cuando en estos días acabamos de celebrar el Día Mundial Sin Tabaco y las farmacias son establecimientos referentes en la lucha antitabáquica, resulta anecdótica la mayoría de la Medicina y la Farmacia anterior al siglo XX. Hoy, el consejo y la intervención de los farmacéuticos, representa una importante ayuda para todos aquellos ciudadanos que quieren dejar de fumar.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies