Archivos

En el RU se premia, no se pilota, la conciliación de la medicación

Bien están los pilotos de los distintos servicios farmacéuticos que la profesión está poniendo en marcha. Los resultados son necesarios. Pero demostrar lo obvio, los beneficios que estas actuaciones tienen para la salud y el ahorro que generan al SNS, genera también cierto desaliento. Más bien parecen estrategias para ganar tiempo y madurar decisiones que son coste-efectivas a todas luces por una visión cortoplacista por parte de las administraciones o por temor a líneas rojas sobre competencias profesionales mal entendidas.

Nos estamos refiriendo a los programas de conciliación de la medicación de los pacientes cuando salen del hospital. Integrar a las farmacias en este proceso no solo resulta una política eficaz, sino sobre todo se trata de una medida de seguridad para el ciudadano. Porque, al final, es el paciente quien paga las consecuencias de la falta de coordinación asistencial o de escasez de recursos personales y de tiempo.

Hace tiempo que en el Reino Unido se incorporó este servicio a la cartera farmacéutica con buenos resultados. Hasta tal punto lo son que algunos hospitales han puesto en marcha sencillas aplicaciones informáticas para derivar, de forma automática, a los pacientes que dan de alta más vulnerables –mayores y polimedicados – a sus farmacias de referencia. Una iniciativa tecnológica que integra la farmacia hospitalaria con la comunitaria y que ha sido premiada recientemente por su calidad y seguridad para el ciudadano. Para los sistemas públicos no representa un coste elevado, mientras que para las farmacias que prestan este servicio supone una importante fuente de ingresos añadida.

El farmacéutico está en una posición inmejorable por su cercanía y competencia para mejorar el conocimiento que el paciente tiene sobre su nueva medicación. Contribuirá así a identificar posibles discrepancias, reducir errores y efectos adversos, además de favorecer la adherencia a los tratamientos, una de las principales claves de la salud pública en España para disminuir ingresos hospitalarios y pruebas innecesarias.

Por cierto, el hospital británico que ha apostado por esta coordinación entre niveles asistenciales ha conseguido bajar las readmisiones en 70 pacientes en los primeros cuatro meses del año.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies