Archivos

Recomendaciones para viajar embarazada en verano

Si estas embarazada y tienes previsto hacer un viaje este verano, debes tener en cuenta una serie de precauciones para poder así disfrutar de unas merecidas vacaciones.

El período más idóneo para viajar es durante el segundo trimestre de embarazo, aproximadamente entre la semana 12 y la semana 28, dependiendo siempre de la situación particular de cada mujer y lo que su ginecólogo considere. En el cuarto, quinto y sexto mes las molestias han disminuido, el tamaño de la tripa todavía te permite disfrutar de paseos, excursiones y baños, y el riesgo de parto prematuro es mínimo.

Como norma general, el primer trimestre, antes de la semana 12, y el último, después de la semana 28, no son los más recomendables para viajar, son los meses más delicados. Al principio del embarazo las molestias (náuseas, vómitos y cansancio), si son muy intensas, pueden llegar a arruinar un viaje. Por su parte, los últimos meses, no son recomendables para hacer un viaje demasiado largo, viajar a zonas de demasiado calor o allí donde no se garantice la atención médica adecuada en caso de parto.

Transportes para viajar embarazada

Lo más habitual es viajar en coche, pero también puedes hacerlo en tren, avión y barco. Si viajas en avión, debes consultar la política de la compañía con la que vayas a viajar porque algunas no permiten que vueles pasado el séptimo mes de embarazo. Trata de reservar un asiento en el pasillo para poder levantarte y caminar de vez en cuando, y cerca del baño. Evita estar demasiado tiempo sentada, lleva ropa cómoda y bebe mucha agua.

El tren es probablemente el medio más recomendable, podrás caminar por el interior del vagón, con precaución, e ir al servicio cuando lo necesites.

El coche es el medio más usado. Hay que tener en cuenta que debes parar cada dos horas para estirar las piernas (se te hincharán más por la acumulación de líquidos) y para ir al baño. Es importante llevar un cinturón de seguridad específico para embarazadas, con el que irás más cómoda y tu bebé estará más seguro en caso de frenazo. Evita las horas de más calor y procura no salir los días de mayores desplazamientos.

Si te has planteado viajar en barco o hacer un crucero, tienes que saber que las navieras tienen sus propias normas y no suelen estar preparadas para asistir a un parto, consúltalas antes de reservar. Se recomiendan los barcos grandes que cuentan con médico y enfermera a bordo.

A la hora de elegir destino, lo más recomendable es emplear el sentido común. No se recomienda viajar a sitios de más de 3.000 metros de altura, ni viajar a zonas donde exista riesgo de contraer malaria, fiebre amarilla o enfermedades endémicas, como cólera, dengue, paludismo, etc. Tampoco se recomienda viajar a sitios que requieran vacunas que puedan suponer un riesgo para la embarazada. No elijas países o zonas donde no tengas acceso a asistencia médica porque nunca se sabe cuándo pueden surgir complicaciones.

Recuerda que vayas donde vayas este verano es recomendable llevar contigo toda la documentación sobre la evolución de tu embarazo: ecografías, informes, análisis, pruebas médicas, etc. Consulta siempre a tu médico antes de salir de viaje por si debes llevar alguna medicación o necesitas que te haga un certificado o recetas. Puede que no necesites tomar ninguna medicina (pastillas para la acidez, las náuseas…), pero si lo haces recuerda que en tu farmacia pueden ayudarte a preparar tu botiquín de viaje. No olvides incluir en él un gel refrescante para masajear las piernas y una buena crema hidratante antiestrías para la tripa.

Si sigues estos consejos podrás disfrutar plenamente del verano durante tu embarazo y aprovechar las vacaciones para cuidarte y relajarte esperando la llegada de tu bebé.

  • null

    Bebe mucha agua: bebe agua durante todo el día (2.5 litros) y recurre a alimentos refrescantes y con un alto contenido de agua como son las sopas frías, la sandía, la piña, el pepino o el tomate. Si viajas a otros países bebe sólo agua embotellada. Es importante que evites los golpes de calor o la deshidratación.

  • null

    Practica ejercicio moderado, al menos una caminata diaria de media hora por la playa o por el monte te ayudará a no perder tu estado físico. Nadar en el mar te hará sentir más ligera y fresca, pero deberás evitar el oleaje fuerte y alejarte mucho de la orilla.

  • null

    Cuida tu alimentación: evita las grasas, las comidas demasiado pesadas, controla las calorías y opta por frutas y verduras. Elije comida fresca y recién preparada, evita cualquier alimento que sospeches que pueda estar en mal estado de conservación ya que en verano aumentan las posibilidades de intoxicación alimentaria. Come de forma ligera 5 veces al día.

  • null

    Usa ropa ligera y calzado adecuado: utiliza ropa cómoda y de tejidos transpirables como el algodón y el lino, de colores claros y no ajustada. Usa calzado que no sea ni demasiado bajo ni demasiado alto, puedes necesitar que sean un poco más grandes que tu talla habitual para no generar presión.

  • null

    Combate la retención de líquidos: las altas temperaturas pueden empeorar la retención de líquidos en pies, tobillos y piernas. Se puede aliviar poniendo en alto las piernas, dando un masaje, duchas frías ascendentes y caminando descalza por la playa. Para favorecer la circulación, evita cruzar las piernas y levántate para caminar un poco cada cierto tiempo. La natación y alimentos depurativos como apio, pepino o piña o té verde pueden ser de gran ayuda.

  • null

    Protege tu piel del sol: durante la gestación, pueden aparecer unas manchas marrones en frente, pómulos y alrededor de la boca que se conocen como cloasma. Es importante usar protección solar a diario, renovarla cada dos horas y después del baño. Utilizar sombreros y realizar exposiciones cortas evitando las horas de máxima radiación es otra de las recomendaciones. Procura ir a la playa a primera hora de la mañana o última de la tarde.

  • null

    Hidrata tu piel: el embarazo puede producir sequedad en la piel, por lo que es importante que utilices cremas hidratantes a diario para el cuerpo y que elijas geles y desodorantes neutros

  • null

    Protégete de las picaduras: usa repelente para mosquitos seguro para embarazadas y cubre brazos y piernas cuando estés en una zona con muchos mosquitos. Infórmate sobre aquellos países a los que se desaconseja viajar a las embarazadas por el virus Zika.

  • null

    Evita las bajadas de tensión: Es importante que no te des baños con agua excesivamente caliente y que no entres en ambientes que sean muy calurosos o cerrados.

  • null

    Cuida tu descanso: procura dormir en lugares tranquilos y frescos, respeta tus horarios, evita cenas abundantes y realiza alguna actividad relajante antes de dormir.

 

 

Rebeca González-Ginés, farmacéutica del Servicio de Información Técnica del COFM

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies