Archivos

¿Qué ocurre con las mascarillas de grafeno?

La pandemia por COVID-19 que estamos viviendo está suponiendo una grave amenaza para la salud pública. La mascarilla se hace necesaria como un elemento protector en nuestro día a día. Estamos familiarizados con diferentes tipos de mascarillas faciales que ofrecen distintos niveles de protección al usuario. La escasez global de material sanitario al inicio de la pandemia ha acelerado la investigación para mejorar la calidad y el rendimiento de las mascarillas faciales, por ejemplo, mediante la introducción de propiedades como la actividad antimicrobiana y la superhidrofobicidad.

Los avances recientes en ingeniería de materiales y desinfección de mascarillas, la sostenibilidad del uso de mascarillas y la producción de mascarillas en el futuro, para esta o cualquier otra amenaza biológica, suponen pasos de gigante en la investigación de diversos materiales de protección para uso profesional o uso del ciudadano. El grafeno es un material proveniente del grafito que surge cuando las partículas del carbono se agrupan de forma densa en láminas con forma hexagonal. El grafeno es, además, el material más fuerte que existe confirmado por científicos de la Universidad de Columbia.

Por sus propiedades antimicrobianas, un equipo de científicos chinos desarrollaron grafeno en forma de hoja de papel para utilización en el ámbito sanitario como recubrimientos para vendajes y apósitos, facilitando la cura de heridas y demostrando que disminuye la posibilidad de que se produzcan infecciones. Tras estos descubrimientos vinieron otros, desarrollando mascarillas que incorporan grafeno en la capa clave de filtro; posteriormente, se desarrolló una aplicación innovadora al colocar el material de grafeno-polipropileno en la tela fundida, que es la capa clave del filtro de las mascarillas. Con la aplicación del material de grafeno, el nuevo tipo de mascarilla presenta propiedades antibacterianas más fuertes, mejor permeabilidad del aire y mayor durabilidad. En comparación con la tela fundida usada en la mascarilla tradicional, la nueva capa de material de grafenopolipropileno tiene la función de permeabilidad unidireccional, lo que hace que la mascarilla sea más cómoda para los usuarios.

Por otra parte, la nueva mascarilla es capaz de durar más de 48 horas, período más prolongado que los modelos tradicionales.

Con fecha 15 de abril, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), a raíz de la reciente publicación de las autoridades sanitarias de Canadá en la que se informa sobre los posibles riesgos por la presencia de grafeno o biomasa de grafeno en mascarillas, ha iniciado una investigación al respecto. Actualmente se ha identificado que en España se están comercializando mascarillas quirúrgicas tipo IIR con grafeno de biomasa del fabricante Shandong Shenquan New Materials Co. Ltd, China.

La Agencia continúa con la investigación del riesgo potencial de inhalación de partículas de grafeno por la utilización de estas mascarillas quirúrgicas y el riesgo que, en ese caso, puede suponer y, como medida de precaución, recomienda la no utilización de mascarillas quirúrgicas que contengan grafeno.

 

Texto: Inmaculada Castillo, doctora en farmacia en la Unidad de Información del Medicamento del COFM

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies