Archivos

¿Qué es un acúfeno?

El acúfeno o tinnitus es el síntoma que define la percepción de un sonido sin fuente sonora que lo origine. Puede aparecer aislado o junto a otros en el contexto de enfermedades sistémicas o del oído, localizarse en uno, en los dos oídos o en toda la cabeza y percibirse como un tono puro y sencillo o con más frecuencia, como ruidos complejos (murmullo de mar, chorro de vapor, grillo, timbre, etc.) que no deben confundirse con alucinaciones auditivas.

Los acúfenos subjetivos consisten en la percepción de un sonido en ausencia de un estímulo acústico y son escuchados sólo por el paciente. Casi todos los acúfenos son subjetivos. Son causados por una anomalía en alguna parte de la vía auditiva y las causas más comunes pueden ser antecedentes de ruido intenso, el envejecimiento, la enfermedad de Ménière y ciertos fármacos. El síntoma asociado con más frecuencia es la hipoacusia y suele darse más en varones.

Los acúfenos objetivos son infrecuentes y se producen por un ruido real producido en una estructura vascular cercana al oído. En algunos casos, son lo suficientemente ruidosos como para ser escuchados por el examinador.

No existen estudios de prevalencia realizados en España y, aunque la mayoría de la población lo ha padecido en algún momento de su vida, solamente del 10 al 15% de los adultos lo sufren de forma crónica (más de tres meses) y en un porcentaje más pequeño produce molestias suficientes en la calidad de vida (ansiedad, irritabilidad, depresión o insomnio) como para requerir su abordaje diagnóstico y terapéutico.
¿Qué puedo hacer yo antes de ir al médico?

 

  • Registrar la duración de los acúfenos, si se producen en uno o en ambos oídos y si tienen un tono constante o intermitente, si son intermitentes, regulares y si se aproximan a la frecuencia del pulso o son esporádicos.
  • Registrar los factores que los exacerban o los alivian (por ejemplo, al tragar, con la posición de la cabeza).
  • Indicar si los acúfenos son los suficientemente angustiantes como para causar gran ansiedad, depresión o insomnio.
  • Informar al médico de los factores de riesgo para acúfenos, como la exposición a ruidos fuertes, el cambio de presión repentina (buceo o viajes en avión), antecedentes de infecciones o traumatismo del oído o del sistema nervioso central, radioterapia en la cabeza y pérdida de peso importante reciente (riesgo de disfunción de la trompa de Eustaquio).
  • Informar del uso de fármacos, sobre todo salicilatos, aminoglucósidos (gentamicina, amikacina, tobramicina, estreptomicina) o diuréticos del asa.

El examen físico del médico se centrará en el oído y el sistema nervioso y toda esta información complementaria le puede ayudar en el diagnóstico.
Tratamiento

 

El tratamiento del trastorno subyacente puede disminuir los acúfenos. La corrección de la hipoacusia (por ejemplo, con un audífono) alivia los acúfenos en cerca del 50% de los pacientes.

Como el estrés y otros factores mentales (depresión) pueden exacerbar los síntomas, los esfuerzos para reconocer y tratar estos factores pueden ser de ayuda. Muchos pacientes se tranquilizan al conocer que sus acúfenos no representan un problema médico grave. Los acúfenos también pueden empeorar por cafeína y otros estimulantes, de modo que los pacientes deben tratar de eliminar el uso de estas sustancias.

Aunque no se dispone de ningún tratamiento quirúrgico o médico específico, muchos pacientes comprueban que el ruido de fondo enmascara los acúfenos y puede ayudarles a dormir. Algunos se benefician con el uso de un enmascarador de acúfenos, un dispositivo utilizado como un audífono y que emite un sonido de baja intensidad que puede encubrirlos. En muchos pacientes, resulta útil la terapia de readaptación de los acúfenos, ofrecida por programas que se especializan en estos problemas. La estimulación eléctrica del oído interno, como con un implante coclear, en ocasiones los reduce, pero es apropiada sólo para pacientes con sordera profunda.

Los complementos alimenticios de venta en farmacias no hacen que el tinnitus desaparezca, pero sí pueden mejorar los síntomas. Algunos contienen melatonina (que ayuda a conciliar el sueño) y otros, componentes que mejoran la microcirculación sanguínea del oído interno y tiene un potente efecto antioxidante, atacando de esta forma dos de los problemas asociados al tinnitus: la falta de riego sanguíneo y el exceso de estrés oxidativo de las células del oído. En definitiva, disminuyen la percepción del tinnitus y ayudan a descansar al paciente.

 

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies