Archivos

Piel y radioterapia

El tratamiento del cáncer, además de retrasar o interrumpir el crecimiento de las células cancerosas, puede afectar a la piel, el cabello y las uñas del paciente. La piel será el primer nivel dónde se van a manifestar los efectos adversos (radiodermitis), los cuales dependerán de la dosis de radiación, la frecuencia de la terapia y la parte del cuerpo en donde se concentre la radiación.

Afecciones cutáneas frecuentes

Aproximadamente dos semanas después de comenzar el tratamiento con radiación, podemos notar piel enrojecida, quemada u oscurecida, picazón, peladura, pérdida de cabello en la zona de tratamiento, adelgazamiento o engrosamiento de la piel, dolor o hinchazón del área, sensibilidad o entumecimiento y úlceras cutáneas.

La mayoría de estos síntomas desaparecen después de terminar el tratamiento, pero es posible que la piel se presente más oscura, más seca y más sensible al sol. Además, cuando el pelo vuelva a crecer, puede ser diferente al que se tenía en origen.

Sarpullidos: Tienen la apariencia de acné o de sarampión.

Piel seca (xerosis): Recomendaciones:

  • Usar una crema humectante al menos dos veces al día y en los 15 minutos posteriores a haberse duchado.
  • Evitar productos que irritan la piel, jabones, detergentes y cremas con perfume.
  • Evitar los productos que raspan la piel como esponjas y exfoliantes.
  • Emplear agua tibia para ducharse o bañarse.

Picazón (prurito): Recomendaciones:

  • Evitar los productos perfumados para la piel.
  • Usar cremas con mentol o alcanfor.
  • Si el médico lo considera oportuno, podría ser necesario el uso de antihistamínicos.

Sensibilidad a la luz (fotosensibilidad): Recomendaciones:

  • Usar ropa para proteger del sol.
  • Emplear protector solar, cubrir todo el cuerpo y volver a aplicarlo cada 2 horas.

Cambios en las uñas: Los tratamientos del cáncer pueden hacer que las uñas se levanten, rompan o presenten manchas o estrías claras u oscuras. La cutícula que rodea las uñas también podría inflamarse y tornarse roja y dolorosa. Se recomienda:

  • Recortar las uñas de forma periódica.
  • Evitar manicuras y pedicuras.
  • Usar guantes para la jardinería o la limpieza.
  • Usar aceites o cremas para mantener la suavidad de la piel alrededor de las uñas.
  • Evitar el uso de zapatos demasiado apretados.

 

Cuidado de la piel radiada

  • Lavar la piel suavemente sólo con agua tibia, no frotar y secarla dando palmaditas.
  • No usar jabón, lociones, ungüentos, maquillaje, talcos ni productos perfumados, ya que pueden irritar la piel o interferir con el tratamiento.
  • Si se afeita normalmente el área de tratamiento, sólo usar maquinilla eléctrica para prevenir los cortes.
  • No rascar, ni frotar la piel.
  • Usar telas sueltas y suaves cerca de la piel, como el algodón. Evitar la ropa ajustada y las telas ásperas, como la lana.
  • No usar vendajes ni cinta adhesiva en la zona.
  • No usar almohadillas térmicas ni compresas de hielo sobre la piel.
  • No nadar en piscinas, agua salada, lagos ni estanques.
  • Mantener el área de tratamiento fuera de la luz directa del sol mientras se somete a la terapia y durante un año después de que el tratamiento termine.

Debido a las características especiales de este tipo de piel, es muy importante su cuidado e higiene con productos emolientes, suavizantes, hidratantes y protectores para recuperar el estado y la función normal de la piel. Se recomienda que el pH sea adecuado para la piel, pH=5,5 y evitar los perfumes y colorantes.

2 comentarios

31 Octubre, 2018 a las 1:04 am
COFM
31 Octubre, 2018 a las 1:40 pm

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies