Archivos

I. Pacientes con problemas psicológicos y psiquiátricos: cómo afrontar de nuevo salir a la calle

La palabra “desescalada” ha producido en muchos una cierta sensación de liberación. Poder salir a la calle, al fin, era algo que gran parte de la población ansiaba.

Sin embargo, existen personas a las que toda esta situación les ha afectado de manera diferente. Se trata de pacientes con problemas psiquiátricos y psicológicos para los que enfrentarse de nuevo a la salida a la calle puede ser especialmente duro. Raquel Rodriguez, enfermera de psiquiatría del Centro de Salud Mental Chamberí (Hospital Clínico San Carlos), explica que “entre los pacientes psiquiátricos estamos viendo distintos patrones de afrontamiento ante toda esta situación y existen tres dificultades más destacadas y que les hace ver ciertas realidades que hasta ahora no percibían. Por un lado, los problemas de convivencia, ya que este aislamiento social hace que uno se dé más cuenta o piense en quienes son las personas más cercanas, a las que realmente más valoran en sus vidas o con quienes desean realmente tener relación, y cuáles eran relaciones más superfluas. Es decir, esta situación pone de relieve cómo son verdaderamente sus relaciones con su entorno y les lleva a hacer un juicio sobre quienes son realmente importantes  en la vida”.

Por otro lado, la gente se plantea la importancia de las condiciones de sus viviendas. “Es decir, por norma general pasábamos mucho tiempo fuera de casa y nos adaptamos a pisos que cubren nuestras necesidades más importantes. Sin embargo, ahora que pasamos tanto tiempo dentro de casa es cuando nos percatamos de que vivir en una casa con mejores condiciones nos hubiera permitido sobrellevar este confinamiento de mejor forma. Vivir en un exterior, tener jardín en una casa en las afueras o en otra ciudad más pequeña que Madrid…”.

Raquel Rodríguez matiza, además, que “quizá, como punto más importante para las personas que ya previamente tenían problemas sociales y económicos, o para la gente a la que han despedido o cuyo futuro laboral se ve comprometido, lo que hay en el horizonte puede ser una debacle”.

En contraposición a estos planteamientos, existen pacientes con patología psicótica crónica estabilizados “que están llevando considerablemente bien el confinamiento. El perfil más fóbico y de personalidad evitativa se está viendo que lo llevan muy bien debido a que lo que más les cuesta es la interacción social, entre otras cosas. Incluso se está viendo que se están relacionando más por redes sociales y de una manera más funcional. En cuanto a los que tenían un perfil depresivo grave, estos permanecen igual, no ha habido empeoramiento ni mejoría”.

En cambio, “en los trastornos bipolares se está detectando cierta descompensación hacia el polo hipertímico, aunque creemos que se produce más por el patrón estacional”.

Entre los pacientes duales (esto es, aquellos que sufren una patología psiquiátrica y adicción a tóxicos o al juego), “no estamos percibiendo mucho cambio. Los que consumían, lo siguen haciendo. Los que estaban abstinentes, siguen sin consumir. Sí se ha podido ver un cambio de patrón al juego online”, matiza la experta.

 

Los pacientes con más dificultades

Existe un perfil de pacientes en los que los expertos están detectando más dificultades, “como los de perfil neurótico, con un claro empeoramiento: perfil ansioso, distímicos, trastornos ansioso depresivos… Por un lado, tienen necesidad de salir, pero por otro, les afecta mucho cualquier tipo de cambio, la incertidumbre económica o el hecho de volver a ir en el metro… En el trastorno obsesivo compulsivo ha habido un aumento de los rituales, pero que por las circunstancias actuales son bien vistos. Ahora los rituales de limpieza, por ejemplo, son validados por los demás”.

 

Cómo ayudar a sobrellevar esta situación

Desde los servicios de Salud Mental se han adaptado a esta nueva situación y actualmente se hace seguimiento telefónico de los pacientes y/o presencial cuando sea necesario con las medidas oportunas de protección.

“Tal como ellos nos lo hacen saber, esta continuidad en el cuidado por parte de nuestro equipo de profesionales (psiquiatras, psicólogos, enfermeras, trabajadoras sociales) está siendo muy importante para los pacientes y sus familias. Conforme vaya avanzando el estado de desconfinamiento iremos igualmente valorando la vuelta a la normalidad de la vida de nuestros pacientes. De vital importancia sería la reincorporación a la red de rehabilitación psicosocial (centros de día, centros de rehabilitación psicosocial (CRPS), centro de rehabilitación laboral (CRL), equipos de apoyo socio-comunitario (EASC), así como la reanudación de nuestras actividades grupales en los centros de salud mental y hospitales de día. Aunque para esto aún queda un largo camino”, concluye.

 

Texto: 

Alba Jiménez Rodríguez, periodista del departamento de Comunicación y Marketing del COFM.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies