Archivos

¡Ojo con abusar del diclofenaco!

Los excesos suelen pasar factura y más aún si se trata de fármacos contra el dolor. Es lo que sucede con el diclofenaco, más conocido bajo el nombre de Voltaren, Luase o Dolotren. Se ha descubierto que abusar de este medicamento puede llegar a provocar un infarto.

Esto no quiere decir que el diclofenaco sea perjudicial. Todo lo contrario, es beneficioso, pero siempre y cuando se tome de acuerdo con las estrictas indicaciones del médico, respetando en todo momento la dosis y la duración del tratamiento.

El diclofenaco oral es un antiinflamatorio no esteroideo aconsejado para el alivio del dolor. El médico lo suele prescribir cuando tenemos dolor agudo por lesiones, hinchazón, inflamación postraumática, calambres, dolores menstruales o ataques agudos de gota. No suele presentar problemas en tratamientos de pocos días, eso sí, siempre con protección gástrica.

Pero si la duración del tratamiento se prolonga, el paciente debe estar estrechamente vigilado por su médico. El diclofenaco, en dosis altas, aumenta el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular. Se considera una dosis alta de diclofenaco si tomamos 150 miligramos por día. Por ello, es mejor no tomárselo a la ligera. Al igual que todos los medicamentos, este fármaco puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas lo sufran.

La Agencia Española de Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) advierte que, aunque los beneficios de este tratamiento superan a los riesgos, el diclofenaco deberá ser prescrito siempre en dosis reducidas, y durante el periodo de tiempo más corto posible mientras sea necesario, para controlar así los síntomas de acuerdo con el objetivo terapéutico establecido.

El peligro de sufrir un infarto de miocardio por diclofenaco depende del nivel de riesgo cardiovascular de cada paciente. Si durante un año 1.000 pacientes están tomando de forma continua diclofenaco, se puede llegar a producir 3 casos de infarto de miocardio. Por eso, se aconseja controlar la tensión durante este tratamiento.

diclofenaco 2

Un ejemplo del mal uso de este fármaco lo tenemos en algunos deportistas. El diclofenaco es el antiinflamatorio más socorrido entre aficionados al deporte. Se ha dado el caso de deportistas que lo toman, incluso, antes de una competición para evitar las inevitables agujetas o los tan dolorosos calambres. Según un estudio realizado a gran escala, con datos de 6.300.000 pacientes y publicado en el British Medical Journal, el diclofenaco está relacionado con un aumento del 50% en el riesgo de sufrir infartos o ataques al corazón en personas que lo toman con respecto a quienes consumen otros analgésicos.

Ana Quevedo Suárez, periodista del COFM

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies