Archivos

Nocebo, el hermano malo del placebo

La administración de medicamentos está asociada a la aparición de efectos beneficiosos e indeseables que no siempre tienen relación con la farmacología. Los primeros se conocen como efecto placebo, que consiste en el cumplimiento de unas expectativas positivas que puede ayudar a la recuperación. Por el contrario, el efecto nocebo, menos conocido que su beneficioso hermano placebo, produce el efecto exactamente contrario y puede constituir una fuente importante de reacciones adversas producidas por las expectativas negativas que se atribuyen al tratamiento.

El término nocebo procede del latín y significa ‘te haré daño’ e implica una respuesta de características adversas o perjudiciales para el paciente, pero que  utiliza el mismo mecanismo psicológico.

Los diferentes estudios científicos consideran que el efecto nocebo está especialmente relacionado con el uso de medicamentos y secuelas de los mismos. De hecho, cuando los pacientes reciben información sobre los posibles efectos secundarios del medicamento que están tomando, muchos de ellos desarrollan estos síntomas, aunque el preparado a tomar esté compuesto por azúcar sin ningún principio activo.

Así lo pone de manifiesto un equipo de neurólogos de la Universidad de Michigan, al asegurar que el cerebro de la persona que toma un medicamento activa una región relacionada con la habilidad de experimentar un beneficio o recompensa y segrega dopamina que produce un efecto analgésico. Sin embargo, ese mismo poder del cerebro humano tiene el efecto contrario y provoca un empeoramiento de la salud al considerar que la terapia no funciona.

Más recientemente, un grupo de científicos de las universidades de Hamburgo, Colorado y Cambridge publicó un informe cuyos resultados son, como poco, curiosos. Cuando más caro es el fármaco, los daños que sufre el paciente son más intensos. A juicio de los investigadores, este fenómeno se debe a que las regiones cerebrales responsables de los procesos cognitivos de alto nivel pueden influenciar la sensación de dolor primal a nivel medular. Es por eso que las personas que se encontraban recibiendo un tratamiento con un fármaco inerte creyeron estar experimentando efectos adversos más graves cuando el placebo aparecía etiquetado como más costoso.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies