Archivos

El mal llamado “corte de digestión”

La expresión “corte de digestión” se utiliza comúnmente para referirse a la parada súbita de la digestión, que no sólo ocurre tras meterse en el agua justo después de comer, sino que puede originarse por varias causas: realización de ejercicio intenso después de una comida copiosa, sudar abundantemente o tomar el sol con altas temperaturas.

El “corte de digestión” es en realidad un shock por diferencia brusca de la temperatura, lo que provoca la inhibición de la respiración y la circulación llegando a ocasionar en la mayoría de los casos una parada cardiorrespiratoria.

Son factores predisponentes:

–       Temperatura del agua inferior a los 18ºC

–       Aumento de la temperatura corporal por diferentes circunstancias: exposiciones largas al sol antes del baño, trabajos físicos con temperaturas ambientales elevadas, realización de ejercicio físico, etc.

–       Ingesta de psicofármacos

–       Ingestas copiosas de alimentos previas a meterse en el agua

La mayoría de las veces el síncope es precedido de unos síntomas que podemos detectar fácilmente:

  • escalofríos intensos
  • nauseas y vómitos
  • zumbido de oídos
  • dolor de cabeza
  • dificultad de la visión
  • descenso de la tensión arterial, pulso debilitado
  • pérdida de consciencia

Si nos encontramos a una persona ante esta situación, debemos:

  1. sacarla del agua o instarla a que abandone el ejercicio que estuviera realizando
  2. cubrir del sol
  3. secarla y tumbarla con las piernas ligeramente elevadas
  4. vestirla o taparla con una toalla, sábana, etc., para mantener su calor corporal
  5. mantenerla consciente mientras llegan los servicios de urgencias, si fuera necesario
  6. en caso extremo de parada cardiorrespiratoria, practicar la respiración artificial y masaje cardiaco y avisar a los servicios de urgencia.

El objetivo principal de estas medidas es que la persona repose y su tensión arterial se estabilice. Generalmente, el afectado se recuperará en un periodo de una a dos horas.

Existen varias formas de prevenir el “corte de digestión”:

  • Minimizar los contrastes térmicos: con este fin nos podemos duchar o mojar algunas partes del cuerpo antes de introducirnos en el agua. No es  recomendable sumergirnos en el agua bruscamente, lo ideal es hacerlo de manera progresiva.
  • Respetar un periodo de tiempo prudencial después de las comidas antes de bañarse.
  • Es recomendable no hacer comidas copiosas y abundantes antes de un baño.
  • Evitar realizar ejercicios físicos intensos en horas de calor extremo y, por supuesto, inmediatamente antes de bañarnos.
  • No beber líquidos muy fríos de forma rápida después de haber realizado ejercicio físico.
  • Nadar en zonas vigiladas y con medidas de seguridad.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies