Archivos

Los farmacéuticos deciden

“Hace ya algunos años nos hicimos una pregunta en el Colegio: ¿hacia dónde vamos si no introducimos cambios en la actividad de la farmacia? La respuesta económica nos la ofreció una consultora de prestigio en un estudio que presentamos en el congreso y salón Infarma Madrid 2012. En líneas generales, los expertos nos avisaban de que la presión para reducir el gasto público en medicamentos por parte de la Administración continuará en el futuro, independientemente de la crisis, y que esta política de recortes acabará poniendo en riesgo la viabilidad financiera del modelo español de oficinas de farmacia.

Los economistas nos advertían incluso, desde una lógica empresarial, que en España debían cerrar 3.000 farmacias si nos ceñimos sólo a términos de rentabilidad, porque los actuales márgenes profesionales, derivado de un precio bajo, no son suficientes para asegurar el futuro de un sector que hoy, como sabemos, depende en exceso de las recetas dispensadas a cargo del Sistema Nacional de Salud.

El último año, uno de los más complejos que yo recuerde para la farmacia española, ha confirmado estas previsiones. Los farmacéuticos hemos tenido que hacer frente así a un histórico descenso del número de recetas, la aplicación de sucesivas bajadas de precios y de un sinfín de cambios normativos que nos han exigido redoblar nuestros esfuerzos en un momento que muchos compañeros sufrían impagos en otras comunidades autónomas, que han mermado aún más nuestros márgenes e ingresos, además de nuestra capacidad para innovar e invertir en el futuro.

Este es el difícil escenario económico de la farmacia que debemos tener presente si queremos revertir la situación. Lógicamente no es una tarea que corresponda a un Colegio. Creemos que todos los farmacéuticos estamos implicados y debemos participar en la búsqueda de soluciones. Por eso, abrimos el año pasado, junto con el COF de Barcelona, un proceso de reflexión entre nuestros colegiados para conocer y tener en cuenta las propuestas de futuro que sean válidas para toda la profesión.

Los resultados no nos han sorprendido. Los farmacéuticos titulares de Madrid participantes en los grupos de trabajo nos confirmaron su voluntad de reforzar su papel como agentes de salud dentro del sistema sanitario y de un marco legal estable que les permita prestar asesoramiento y nuevos servicios que, obligatoriamente, deberán ser retribuidos y protocolizados.

El cambio propuesto implica un cambio de mentalidad que nos permita, sin abandonar el medicamento, responder mejor a las nuevas necesidades de los pacientes asegurando, claro está, el justo retorno económico para las farmacias.

En esta línea estamos trabajando junto con la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid consolidando un sistema que prioriza, en estos momentos, doce nuevos servicios dirigidos a usuarios y pacientes de nuestras farmacias.

Antes que nada, es imprescindible garantizar un marco normativo y económico claro para la farmacia. Estamos así buscando nuevas vías de ingresos por parte de los usuarios finales o de los distintos agentes interesados en que los pacientes asuman un mayor protagonismo en su salud contando con el asesoramiento profesional de los farmacéuticos. También estamos desarrollando ya la aplicación informática que integrará la gestión de los servicios del catálogo de servicios, que nos permitirá registrar las intervenciones efectuadas, además de organizar las actividades formativas necesarias para acreditar a los profesionales, entre otros pasos necesarios.

Tenemos la convicción de que el nuevo “catálogo de servicios” farmacéuticos será una de las bases de futuro más sólidas para reforzar un sistema farmacéutico moderno y garantizar nuevas fuentes de ingresos que permitan llevar a una cierta viabilidad de nuestro modelo y responder a las necesidades sociales y sanitarias de los ciudadanos.

La red de farmacias es, en este sentido, nuestra gran ventaja por su extensión, accesibilidad, cercanía y profesionalidad. También tenemos mucho que decir en el ámbito sociosanitario, donde la futura cartera de servicios anunciada por el Ministerio de Sanidad es una magnífica oportunidad que necesariamente debe contar con el concurso de la farmacia para atender a una población cada vez más envejecida.

Entendemos que el futuro de la farmacia, como centro de salud, camina en esta dirección y queremos contar con la participación activa de nuestros compañeros para decidir nuestro futuro”.

Artículo del presidente del COFM, Alberto García Romero, publicada en la edición de Correo Farmacéutico de 16 de septiembre.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies