Archivos

Qué es el linfedema y cuáles son sus síntomas

Además del aparato circulatorio que todos conocemos, existe en nuestro cuerpo otro tipo de circulación que corresponde al sistema linfático.

En el sistema linfático no existe una bomba que impulse la linfa, sino que se mueve aprovechando las contracciones musculares. Ello es posible porque los vasos linfáticos se sitúan entre el tejido muscular y al realizar el cuerpo sus movimientos cotidianos se activa la circulación linfática.

La linfa es un líquido incoloro formado por proteínas, agua, glóbulos blancos, hidratos de carbono y sales, que se transporta desde los tejidos hasta la sangre a través de los vasos linfáticos. Cuando existe un desequilibrio entre la producción y la absorción de la linfa, ésta se acumula en los tejidos blandos del cuerpo dando lugar a lo que denominamos linfedema.

 

Qué es el linfedema

El linfedema se caracteriza por edema, o lo que es lo mismo, hinchazón, normalmente de una o más extremidades, aunque puede aparecer en diversas zonas (cara, tronco y genitales).

 

Linfedema

 

 

Tipos de linfedema

Puede ser:

  • Primario: no tienen causa aparente debido a que es resultado de un desarrollo anormal del sistema linfático.
  • Secundario: el sistema linfático es normal pero ha sido alterado, bloqueado por diferentes motivos, como traumatismos, operaciones quirúrgicas, irradiaciones, infecciones, etc.

 

Síntomas del linfedema

Los signos y síntomas más frecuentes son del linfedema son:

  • Hinchazón
  • Sensación de pesadez
  • Sensación de tener la piel ajustada
  • Rigidez
  • Dolor
  • Amplitud de movimientos limitados
  • Fibrosis: endurecimiento y engrosamiento de la piel
  • Problemas para dormir

 

Tratamiento para el linfedema

En la actualidad, el tratamiento ayuda a controlar los síntomas del linfedema, así como a evitar recidivas y secuelas incluye ejercicios, dispositivos de compresión, cuidado de la piel y masajes.

  • Masaje linfático: el fluido del edema es desplazado desde las regiones de mayor a menor edema. Se realiza mediante técnicas especializadas por profesionales expertos. Aplicado correctamente es uno de los métodos más eficaces en reducir el linfedema.
  • Presoterapia: compresión secuencial que ayuda a mantener el drenaje previamente efectuado mediante el masaje linfático.
  • Medidas compresivas: vendajes compresivos fuertes, de múltiples capas, usados después de cada sesión de masaje para reducir el edema recurrente.
  • Tratamiento postural: siempre que sea posible es importante mantener elevada la extremidad afectada. Es muy eficaz en los periodos iniciales del linfedema.
  • Ejercicios gimnásticos: encaminados a la movilización de las articulaciones y fortalecimiento muscular.
  • Medidas higiénico-dietéticas: se debe controlar o reducir el peso, evitar la sal en las comidas, huir del calor directo, extremar la higiene (mantener las uñas cortas y limpias) y cuidados de la piel (uso de emolientes para evitar la sequedad), evitar el uso de ropa ajustada, no cruzar las piernas cuando se esté sentado, etc.
  • Apoyo psicosocial para ayudar a los pacientes a enfrentar la ansiedad o depresión derivadas del cambio en su imagen personal, la autoestima, la discapacidad funcional y el temor a perder la extremidad.
  • Por lo general, no se usan medicamentos para el tratamiento del linfedema.
  • Rara vez es necesario tratamiento quirúrgico.

 

Rebeca González Ginés
Farmacéutica del Servicio de Información Técnica del COFM

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies