Archivos

Frutas y verduras de septiembre

Las frutas y verduras son la base de una alimentación saludable. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), para llevar una dieta sana se deben consumir al menos 400 g (o sea, cinco porciones) de frutas y verduras al día. Aunque actualmente podemos encontrar cualquier alimento en todas las épocas del año, alimentándonos con frutas y verduras  de temporada aprovechamos todas sus propiedades nutricionales, ya que se respeta su ciclo natural de crecimiento y se cosechan en el momento óptimo de maduración. Su calidad es mucho mayor y, además, son más económicas. Tendrán mucho más sabor y su aroma genuino.

Septiembre es un mes genial para comenzar a consumir alimentos de temporada, volvemos a la rutina y es una buena época para retomar hábitos saludables.

Las frutas y verduras que encontramos de temporada en septiembre son muy variadas. Descubre aquí la lista de frutas y verduras que puedes disfrutar durante este mes y sus beneficios para nuestra salud.

 

     FRUTAS   

  • Manzana: se trata de una fruta hidratante y saciante. Concentra cantidad de antioxidantes en su piel, es rica en catequinas, como la quercitina, que evita el envejecimiento prematuro de las células y además ayudan a reducir los niveles de azúcar en sangre, por lo que es una fruta recomendable para los diabéticos. Propicia la segregación de saliva al morderla, ayudando así a limpiar la dentadura. La metionina, su alto contenido en fósforo y su riqueza en fibra (pectina) resultan fundamentales en el control del colesterol.

 

  • Pera: tiene cerca de un 80% de agua. Es rica en fibra, tiene gran cantidad de vitaminas (vitamina A, B1, B2, B3, C, E y K), calcio, hierro, potasio, ácido fólico, cobre, fósforo, magnesio y sodio. Al igual que la manzana concentra gran cantidad de antioxidantes en su piel. Ayuda a depurar el organismo, es diurética, uricolítica (disuelve el ácido úrico), depurativa y laxante, por ello se recomienda su consumo en dietas de adelgazamiento. Facilita la digestión y es una buena aliada para mantener el colesterol a raya.

 

  • Uvas: entre las propiedades de las uvas destaca su poder antioxidante, en su piel y sus semillas, y su alto contenido en potasio. Las uvas cuidan nuestro sistema inmunológico y reducen la hipertensión arterial.

 

  • Granada: es una fruta con bajo contenido energético. Destaca su cantidad considerable en potasio y su capacidad antioxidante. Presenta pequeñas cantidades de vitamina C y vitaminas del grupo B. El ácido cítrico, que confiere el sabor ácido característico de esta fruta, potencia la acción de la vitamina C.

 

  • Higos: son ricos en fibra y una de las frutas con mayor contenido en azúcares. Tienen efecto saciante. Sus semillas le confieren propiedades ligeramente laxantes y facilitan la digestión. Son beneficiosos para la salud cardiovascular por su alto contenido en potasio, y a la vez bajo en sodio, y aportan grasas saludables Omega 3 y 6.

 

  • Frambuesa: es una fruta rica en agua, minerales como el magnesio, calcio, hierro y potasio, vitamina C y antioxidantes.

 

  • Moras: son un alimento que cuenta con una amplia gama de nutrientes importantes, entre los que encontramos minerales como potasio, magnesio, manganeso y calcio, así como vitaminas A, C, E y del grupo B. Asimismo, son una rica fuente de antocianinas, poderosos antioxidantes que les proporcionan a las moras su color morado oscuro.

 

  • Mango: la mejor época para consumirlo es a finales de septiembre y principios de octubre. Destaca su poder antioxidante y el contenido en vitaminas A, C y E.

 

  • Aguacate: es rico en fibra y en grasas monoinsaturadas (ácido oleico), por ello es adecuado para personas con colesterol elevado y diabetes. Posee vitamina A, C, K y del grupo B. Contiene minerales como el magnesio y el potasio. Es una excelente fuente de betacarotenos y luteína, ayudando así a proteger nuestra salud ocular.

 

    VERDURAS   

  • Berenjenas: están compuestas principalmente por agua (92,6%). Son ricas en fibra y potasio. Ayudan al organismo a eliminar toxinas mediante una suave acción diurética producida por su elevado contenido en potasio, por lo que son muy beneficiosas para paliar los edemas y para controlar la tensión arterial en personas hipertensas. También contienen vitamina B6, B1, magnesio, zinc y antocianinas (como refleja su color morado) de acción antioxidante. Estimula en buen funcionamiento del hígado.

 

  • Calabaza: es un alimento rico en agua y en fibra, tiene un alto contenido de vitamina C, fibra y potasio, y un bajo aporte calórico. Por ello, es ideal para personas con sobrepeso y problemas digestivos. También contiene calcio, magnesio, vitamina A, C, E y betacaroteno, que le proporciona su característico color naranja y es un antioxidante que ayuda a eliminar radicales libres previniendo el envejecimiento celular y muchas enfermedades.

 

  • Calabacín: tiene un elevado contenido en agua y fibra, y no contiene grasa, por ello no falta en las dietas de adelgazamiento. También contiene cantidades significativas de vitaminas B6, C, K, riboflavina, ácido fólico y minerales, como potasio, hierro y manganeso. Contribuye a regular la tensión arterial, la retención de líquidos y el estreñimiento.

 

  • Espinacas: poseen un alto contenido en vitaminas y minerales. En concreto, las espinacas aportan una gran cantidad de folatos, vitamina C, K y A y, en cantidades inferiores, de vitamina E, B6 y riboflavina. Los principales minerales que nos aportan son hierro y magnesio y, en menor cantidad, fosforo, potasio y calcio. Esto nos ayuda a mantener unos huesos fuertes. Son muy útiles en casos de anemia debido a su aporte en hierro y a que mejora su absorción con la vitamina C también presente. Ricas en fibra, su consumo favorece el tránsito intestinal y previene el cáncer de colon. También contienen un alto contenido en betacarotenos, que poseen una potente actividad antioxidante y estimuladoras del sistema inmune. No debemos olvidar que deben moderar su consumo las personas con tendencia a la formación de cálculos renales, gota, reuma, artritis, etc., ya que por su contenido en ácido oxálico las espinacas pueden favorecer la creación de cálculos; y los pacientes tratados con algunos medicamentos anticoagulantes como el acenocumarol, ya que el contenido en vitamina K de esta verdura puede provocar la disminución del efecto del medicamento.

 

  • Puerro: pertenece a la misma familia que los ajos y cebollas. Es rico en fibra, nos ayuda a mantenernos saciados y mejora el tránsito intestinal combatiendo el estreñimiento. Tiene propiedades diuréticas que nos permiten combatir la retención de líquidos. Contiene cantidades significativas de ácido fólico, vitamina C, potasio y calcio. Colabora en la disminución del colesterol y posee cierto efecto antibiótico.

 

  • Judías verdes: se encuentra entre las verduras más ricas en fibra, por lo que su consumo contribuye a la regulación de la glucemia y del tránsito intestinal. Contiene vitamina C y, en menor proporción, vitaminas del grupo B. Gracias a su riqueza en potasio y su bajo contenido en sodio poseen un efecto diurético.

 

  • Repollo: es la variedad de col más consumida en Europa. Destaca por ser rico en vitamina C, E, ácido fólico, potasio, calcio y magnesio, así como por la presencia de fibra y gran cantidad de agua. Favorece el funcionamiento del intestino y la salud del sistema óseo y nervioso. Muy recomendable para la dieta de pacientes con hipertensión, estreñimiento o colesterol elevado.

 

  • Remolacha: Es rica en azúcares y una excelente fuente de ácido fólico, vitamina C, potasio, hierro, fosforo, magnesio y fibra. Ten en cuenta que los pigmentos de la remolacha tiñen la orina y las heces de color rojo.

 

  • Zanahoria: destaca por su alto contenido en carotenos, vitaminas A, E y B3 y minerales (potasio, calcio, fósforo, yodo y magnesio). Contribuye especialmente al buen estado de nuestra piel y nuestra vista. Si las comemos crudas fortalecemos dientes y encías.

 

  • Alcachofas: nos aporta minerales como el potasio, el magnesio, el fosforo, el sodio y el calcio, y vitaminas A, B, C y E. Es muy rica en fibra, ayuda a reducir la glucosa en sangre, protege contra el estreñimiento y proporciona sensación de saciedad. Es baja en calorías. Debido a la sinergia entre sus componentes, y principalmente a los compuestos polifenólicos que contiene, facilita la digestión estimulando la secreción de jugo gástrico; también estimula la producción de bilis en el hígado (colerética) y facilita su salida al intestino desde la vesícula biliar (colagoga). Ayuda a disminuir los niveles de colesterol elevado.

 

Recuerda que una dieta equilibrada y variada es la base para protegernos de la malnutrición, así como de enfermedades no transmisibles, como la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer.

La dieta equilibrada es aquella que nos aporta alimentos variados en cantidades adaptadas a nuestros requerimientos y condiciones personales. Ten presente que no existe alimento alguno que contenga todos los nutrientes ni que sea indispensable y elige siempre que puedas alimentos frescos de temporada.

Rebeca González

Farmacéutica de Servicio Técnico del COFM

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies