Archivos

Filtro de información y conocimiento para los ciudadanos

Fue el poeta T.S. Eliot quien reflexionó ya sobre lo que estábamos perdiendo primero en sabiduría y más tarde en conocimiento, para resignarnos finalmente a una información siempre limitada y fragmentada, en unos conocidos versos que anticipaban la realidad en la que estamos inmersos hoy.

Desde luego que el poeta no podía imaginarse en 1934 la irrupción de Internet y mucho menos de las redes sociales, pero sí avanzaba con genial intuición cierta angustia sobre la imposibilidad de interpretar y transformar la casi infinita información a nuestro alcance en verdadero conocimiento y sabiduría para poder actuar en consecuencia.

Nadie podrá decir que el acceso generalizado a la información sea una maldición, sino todo lo contrario. Pero no es menos cierto que necesitamos una brújula que nos guíe por las toneladas de datos disponibles en la Red e indique el grado de confianza que merecen las distintas fuentes de información.

Viene todo esto a cuento por una reciente encuesta con opiniones y expectativas de los ciudadanos sobre el uso y aplicación de la tecnología de la información en el ámbito sanitario del Ministerio de Industria. Los profesionales sanitarios siguen siendo la fuente de información más utilizada y que inspira más confianza para la ciudadanía cuando la salud está en juego, frente a otros canales y medios, entre los que se encuentran Internet y las redes sociales.

Es innegable la fuerza y el alcance que está cobrando estos últimos medios para todos, hasta el punto de que, dependiendo el nivel de estudios, la Red sea ya la segunda opción más consultada por los universitarios después de los médicos, según esta encuesta.

A pesar de que el 60,5 por ciento de la ciudadanía afirma utilizar Internet para informarse sobre salud, sí se echa en falta que mucha de la información obtenida es difícil de entender, por ser muy especializada, según afirman unos encuestados que también muestran su inseguridad de si se debe aplicar o no a su estado de salud.

Desde luego que los farmacéuticos, como profesionales sanitarios, podemos y debemos ser ese filtro experto y garantía a la hora de aconsejar sobre el uso de medicamentos e interpretar y dar sentido a la información sobre salud para generar un verdadero conocimiento que sea útil.

Sólo a través de la formación continuada estaremos en condiciones de seguir prestando este servicio que cuenta con nuestra valiosa experiencia en unas farmacias, ya sean físicas o virtuales, que siempre tienen las puertas abiertas para resolver las dudas de los ciudadanos hasta donde alcanzan nuestros conocimientos. En ello reside la confianza que nos hemos ganado en el día a día con nuestro trato personal, trabajo, esfuerzo y profesionalidad.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies