Archivos

Farmacéuticos emprendedores: Luis Siboni Jiménez, defensor a ultranza de la moral profesional

Luis Siboni Jiménez (1841-1926), “valedor de la moral profesional y la clase farmacéutica”. Nacido en Murcia, estudió Farmacia en la Universidad Central licenciándose con premio extraordinario de la Facultad. Tras una vida dedicada por entero a la Farmacia y el Periodismo falleció en Madrid, el 30 de septiembre de 1926, a los 85 años de edad.

El número de “El Restaurador Farmacéutico” del 15 de octubre de 1926 publicó una necrológica de Luis Siboni que retrata su vida profesional dedicado a la Farmacia desde la prensa profesional: “Hasta 1887 colaboró asiduamente en “La Farmacia Española”, esta revista veterana que fundó Pablo Fernández Izquierdo, que después regaló a Marín. En ella impugnó en valentísimos artículos las lacras y desgracias de la profesión, mereciendo el que este Colegio los recogiera en un folleto editado por suscripción nacional. El año 1887 dirigió en Barcelona el “Boletín Farmacéutico” de la Sociedad Farmacéutica Española, y coincidiendo con la Exposición Universal de aquella época fue nombrado jurado de la Sección Farmacéutica, dando entonces a la imprenta, con la colaboración de Bellogín, su célebre libro “Perejiles y semblanzas profesionales”, que tuvo tan resonante comentario. De vuelta en Madrid fundó “La Farmacia Moderna” con Ángel Bellogin, cuyo primer número se publicó el 5 de enero de 1890”. Fue una publicación decenal que dirigió hasta su muerte.

Según los profesores José Luis Valverde y Pilar Arrebola, en su obra “Estudios de ética farmacéutica” (Madrid, Ediciones Doce Calles,1999): “La exaltación y necesidad de la moral en el ejercicio profesional farmacéutico es el tema de estudio en Luis Siboni Jiménez, farmacéutico y periodista, fundador junto a Ángel Bellogín en 1890 de la revista “La Farmacia Moderna”.

“Abnegación y honradez debe ser nuestro lema: Ahoguemos en su germen todo sentimiento de egoísmo; alimentemos nuestro espíritu con el estudio, y recordemos a cada instante el saludable consejo del gran Hipócrates, dirigido a sus discípulos, pero que tiene también aplicación inmediata al farmacéutico”, conclusión del discurso de Luis Siboni, en la sesión del 140 aniversario de la instalación del Ilustre Colegio de Farmacéuticos de Madrid, el 21 de noviembre de 1877.

Luis Siboni desarrolló también una amplia actividad en este Colegio, aunque sólo durante un corto periodo, de enero a mayo de 1879, ocupó un cargo en la Junta de Gobierno, siendo secretario segundo, bajo la presidencia de Fausto Garagarza.

Las actas de las sesiones del Colegio reflejan continuas intervenciones de Siboni denunciando la dejadez de los subdelegados, el intrusismo de las farmacias militares y de los drogueros y las malas prácticas de algunos compañeros. También en dichas actas figura como miembro de las comisiones  designadas por el Colegio de Farmacéuticos de Madrid para distintas tareas. En 1890 Siboni, junto a Marín y Sánchez son nombrados miembros de la Comisión para estudiar el Proyecto de Farmacopea Universal que se ha de discutir en Milán. Asimismo, por acuerdo de la Junta General Extraordinaria celebrada el 27 de mayo de 1891, Siboni, con Íñiguez, Castellanos, Garrido Mena y el presidente Ruiz del Cerro, son los encargados de redactar un reglamento sobre la colegiación obligatoria. En 1895 formó parte de la Comisión que debía estudiar el procedimiento de nombramiento de conserje del Colegio, cuestión no baladí ya que se trataba de la persona encargada de controlar la Triaca Magna.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies