Archivos

Falsos positivos al volante

¿Sabías que tomar ciertos medicamentos pueden dar positivo en un control antidrogas? Por eso, es muy importante leer bien el prospecto del fármaco antes de ponerse al volante y fijarse en el envase por si lleva el símbolo de advertencia, en el que se indica que no se debe conducir tras su ingesta. Además, existen algunos medicamentos de prescripción habitual que se usan para enfermedades leves, que parecen inofensivos, pero que por su composición podrían dar positivo en un control antidrogas.

Hay que ser conscientes de los efectos que ciertos medicamentos pueden tener sobre la conducción. Partiendo de la base de que nunca debemos automedicarnos, hay que saber que algunos fármacos, incluso los que no requieren receta médica, aunque se usen para enfermedades leves o moderadas, pueden afectar a la capacidad de conducción debido a sus efectos adversos, como visión borrosa, sensación de vértigo, disminución de reflejos, somnolencia, mareos, etcétera.

Según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), “hay unos 5.000 medicamentos y fármacos que pueden reducir la capacidad de conducir y dar falsos positivos en controles de alcohol y drogas”.  Por eso, es fundamental el papel que tiene tanto el prescriptor del medicamento como el farmacéutico a la hora de informar al paciente sobre sus efectos secundarios. Distintos estudios confirman que cuando se informa sobre las consecuencias que tiene un determinado medicamento para la conducción, se reduce un 45% la tasa anual de accidentes por cada 1.000 pacientes.

Con el fin de facilitar información a los usuarios para que se haga un uso correcto de los medicamentos, la AEMPS puso en marcha en 2007 un listado de los fármacos incompatibles con la conducción y estableció la obligación de incorporar en las cajas un símbolo o pictograma de advertencia. Además, esta información se está actualizando continuamente en su página web, dentro del apartado de ‘medicamentos y conducción’,  y se publica en cuanto finaliza la revisión de cada subgrupo terapéutico.

En el caso concreto de los medicamentos hipnóticos y los antidepresivos tricíclicos, pueden generar conflictos con las compañías aseguradoras si el conductor sufre un accidente de tráfico y se comprueba que ha tomado alguno de estos fármacos. Actualmente, la legislación excluye la cobertura de las pólizas de seguro obligatorio en caso de siniestros en los que el conductor fuese culpable por estar bajo los efectos de las drogas y, por extensión, de este tipo de medicamentos.

No obstante, el único supuesto en el que el afectado podría ser exonerado de su responsabilidad es si presenta un certificado médico en el que se acredite que el tratamiento ha sido prescrito por un facultativo y éste ha supervisado que los posibles efectos secundarios no afectan a la conducción. Para detectar la presencia de fármacos en el organismo bastará con una prueba de saliva como la que se realiza en los controles antidrogas. Un conductor puede dar falsos positivos en la orina si toma anfetaminas, cannabis, barbitúricos, opiáceos y benzodiacepinas.

La directora técnica-profesional del Colegio Oficial de Farmacéuticos (COFM), María Jesús Escribano, afirma que los grupos de medicamentos que tienen un mayor efecto en la conducción son los que actúan sobre el sistema nervioso central, como son los antidepresivos, ansiolíticos, hipnóticos y antipsicóticos, entre otros.

Además, Escribano asegura que “también los antihistamínicos utilizados para el tratamiento de la alergia, como loratadina, cetirizina o mizolastina, y los relajantes musculares pueden afectar a la conducción. Así como también pueden influir algunos colirios y numerosos antineoplásicos e inmunomoduladores”.

Consejos sobre uso de los medicamentos que pueden influir en la conducción

“Para evitar estos posibles efectos de los medicamentos a la hora de conducir se recomienda evitar hacerlo al iniciar un tratamiento que potencialmente pueda disminuir reflejos o capacidad visual, tener especial precaución con la administración conjunta de varios medicamentos y, por supuesto, no consumir alcohol”, recalca Escribano.

Según la directora técnica del COFM, “es importante conocer que algunos medicamentos incluyen alcohol en su composición, por lo que se recomienda consultar el prospecto para conocer su contenido total. En cualquier caso, cada situación debe ser valorada individualmente, ya que un mismo medicamento podría no afectar a una persona y sí hacerlo de forma significativa a otra. Incluso, un mismo medicamento podría influir de forma diversa a la misma persona en momentos diferentes”.

Los farmacéuticos, por su contacto directo con el paciente, juegan un papel esencial a la hora de concienciar a la población sobre la importancia de la seguridad vial. En este sentido, la labor informativa del farmacéutico es de gran relevancia, ya que por un lado promueve el uso racional de los medicamentos, pero, además, conoce todos los medicamentos que puede estar utilizando el ciudadano, requieran o no de receta. Ante cualquier duda con los medicamentos y la conducción, los ciudadanos pueden acudir a alguna de las 22.081 farmacias repartidas por toda España y consultar con el farmacéutico.  

 

Autora: Ana Quevedo Suárez, periodista del departamento de Comunicación del COFM

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies