Archivos

Día Mundial del Síndrome de Down, “que un cromosoma no nos separe”

El 21 de marzo es el Día Mundial del Síndrome de Down, jornada dedicada a generar mayor visibilidad a los retos diarios a los que se enfrentan las personas con síndrome de Down, así como una mayor concienciación sobre el acceso adecuado a la atención de la salud, a los programas de intervención temprana y a la enseñanza inclusiva, situación vital para el crecimiento y el desarrollo de la persona.

El síndrome de Down es una alteración genética identificada el siglo pasado por el médico inglés John Langdon Down, aunque no fue hasta 1957 cuando el Dr. Jerome Lejeune descubrió que la razón esencial de que apareciera este síndrome se produce por la presencia de un cromosoma extra o una parte de él en las células del bebé. Estas tienen 46 cromosomas distribuidos en 23 pares. Las personas con síndrome de Down tienen tres cromosomas en el par 21 en lugar de los dos que existen habitualmente; por ello, este síndrome también se conoce como trisomía 21.

El síndrome de Down no es una enfermedad en sí, es una condición natural y, por lo tanto, no requiere ningún tratamiento médico. Sin embargo, también hay niños con síndrome de Down que presentan patologías asociadas, a veces en mayor prevalencia. Son complicaciones de salud relacionadas con su alteración genética: cardiopatías congénitas, problemas auditivos o visuales, anomalías intestinales, neurológicas, endocrinas… Estas situaciones requieren cuidados específicos y, sobre todo, un adecuado seguimiento desde el nacimiento.

El síndrome de Down se produce de forma espontánea, sin que exista una causa aparente sobre la que se pueda actuar para impedirlo. Únicamente se ha demostrado como factor de riesgo la edad de la madre (especialmente cuando supera los 35 años) y, de manera muy excepcional, en un 1% de los casos, se produce por herencia de los progenitores.

En España existen actualmente en España unas 35.000 personas, pero este síndrome se produce en todos los países, con una incidencia de una por cada 600-700 concepciones en el mundo. Los avances que hemos obtenido en los últimos 25 años son espectaculares. Además, pese a esa anomalía que hemos explicado, que va a imponer unas ciertas limitaciones en el recién nacido, el trabajo y el apoyo son fundamentales para desarrollar todas las posibilidades afectivas e intelectuales del individuo. Generalmente aprenden un poco más tarde las mismas actividades que otros niños de su edad, pero se ha comprobado que con una atención especial (estimulación temprana) se pueden lograr grandes avances en su desarrollo social e intelectual.

Este año, la Fundación Down España lanza una preciosa campaña bajo el lema: #QueNadaNosSepare, que marca como objetivo lanzar un mensaje de sensibilización social: “Si tenemos tantas cosas en común, ¿por qué dejamos que solo un cromosoma nos separe?”. Con ella se pretende abordar el problema de la falta de amistades y oportunidades de socialización al que se enfrentan las personas con síndrome de Down cuando alcanzan la adolescencia y la edad adulta (un 24% del colectivo dice no tener amigos y un 62% tiene pocas o ninguna oportunidad para hacer nuevas amistades). Un problema que provoca su aislamiento y soledad, y que conduce a situaciones de frustración y depresión. Una situación sobre la que Down España pretende hacer reflexionar a la sociedad para que esta realidad cambie.

Desde el Colegio de Farmacéuticos, te animamos a ver esta campaña y unirte a ella a través de tus redes sociales. https://www.youtube.com/watch?v=wx56_nmk6Lo&t=3s

 

 

Texto: Belén Girón Guijarro, responsable de Marketing del COFM

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies