Archivos

Cuidado con el mal de altura si vas a la montaña

El mal de altura o mal de montaña incluye varios síndromes relacionados producidos por una disminución de la disponibilidad de oxígeno a grandes altitudes.

Los efectos de la altitud dependen de la altura alcanzada, de la velocidad de ascenso y de la altitud a la que se duerme. Los efectos son menores a una altura inferior a 2.200 metros, pero resultan más evidentes y frecuentes por encima de los 2.800 metros tras un ascenso rápido.

A medida que aumenta la altitud, la presión atmosférica baja y el aire, menos denso, tiene con menos oxígeno. Esta disminución en la cantidad de oxígeno afecta al cuerpo de varias maneras:

  • aumenta el ritmo y la profundidad de la respiración
  • se altera el equilibrio entre los gases pulmonares y la sangre
  • incrementa la alcalinidad de la sangre
  • se distorsiona la distribución de sales como el potasio y el sodio dentro de las células
  • el agua se distribuye de forma diferente entre la sangre y los tejidos.

Las enfermedades de altura se deben a las respuestas del cuerpo a la hipoxia (deficiencia de oxígeno en la sangre), y se desarrollan en cuestión de horas o días. Las manifestaciones primarias involucran el sistema nervioso central y los pulmones.

Mal agudo de montaña: es la forma leve de mal de altura y la más frecuente. Probablemente, se debe a un edema cerebral leve y se caracteriza por dolor de cabeza junto con uno o más de los siguientes síntomas: sensación de estar a punto de desmayarse, mareos, alteraciones digestivas (pérdida del apetito, náuseas, vómitos), cansancio, debilidad, trastornos del sueño e irritabilidad. Suelen manifestarse al cabo de 6-10 horas del ascenso y durar de 24- 48 horas.

Edema cerebral de las grandes alturas: se manifiesta mediante cefaleas, confusión, mareo, estupor y coma. La ataxia (marcha inestable y descoordinada) es un signo de alerta temprano y fiable. Estos síntomas pueden evolucionar con rapidez, de leves a potencialmente mortales, en apenas unas horas.

Edema pulmonar de las grandes alturas: en general, se produce de 24 a 96 horas después del ascenso rápido a más de 2.500 metros y es responsable de la mayoría de las muertes por mal de altura. En un primer momento, los pacientes sufren dificultad al respirar al hacer ejercicio, disminución de la tolerancia al esfuerzo y tos seca. Entre los síntomas moderados se incluyen dificultad respiratoria en reposo y una coloración azulada en la piel, los labios y las uñas (cianosis). Los síntomas más graves incluyen ahogo, respiración rápida, esputo de color rosa o sanguinolento, cianosis grave, ruidos gorgoteantes al respirar y febrícula. Los síntomas son peores por la noche (cuando las personas de tumban) y pueden empeorar rápidamente, llegando al coma y a la muerte en pocas horas.

Otros síntomas leves  y habituales del mal de altura son: hinchazón  periférica y facial, dolor de cabeza y hemorragias retinianas.

La probabilidad de sufrir mal de altura varía mucho de una persona a otra. En general, los factores de riesgo más destacados son:

  • haber sufrido mal de altura con anterioridad
  • vivir a nivel del mar o a una altitud muy baja
  • ascender demasiado alto de forma rápida
  • realizar un esfuerzo excesivo
  • dormir a demasiada altitud
  • niños pequeños y adultos jóvenes son más susceptibles
  • patologías como asma, hipertensión, diabetes, arteriopatía coronaria y EPOC leve no son factores de riesgo para las enfermedades de las alturas, pero la hipoxia puede afectar de manera adversa a dichos trastornos.

La mejor manera de prevenir el mal de altura es llevar a cabo un ascenso gradual. Además:

  • permanecer de 2-5 días en una altitud intermedia (2.000 metros).
  • por encima de los 3.000 metros no se debe aumentar la altura a la que se duerme más de 500 metros al día y se debe incluir un día de descanso (es decir, de sueño a la misma altura) cada 3 a 4 días.
  • durante los días de descanso se puede ascender a mayores altitudes, pero se debe volver al nivel más bajo para dormir. “Asciende alto, pero duerme bajo”.
  • aumentar conscientemente la profundidad y la frecuencia de la respiración.
  • evitar tomar sedantes, tranquilizantes y analgésicos narcóticos.
  • vigilar que la orina sea clara y no concentrada.
  • controlar la ingesta de comida y agua. Se recomienda tomar abundantes líquidos.
  • el ascenso en grupo debe realizarse al ritmo de la persona más lenta.
  • Tomar acetazolamida: se utiliza en la profilaxis y tratamiento. Reduce considerablemente la incidencia y severidad de los síntomas, aunque no está exenta de efectos secundarios.

 

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies