Archivos

Limpieza, exfoliación e hidratación, claves para un cuidado completo y adecuado de la piel

 

En el día a día, ¿quién no siente la piel reseca con el aire acondicionado de la oficina? ¿Quién no nota una piel apagada por la excesiva polución? Por no hablar de cuando llevamos 8 horas fuera de casa y nuestra piel nos lanza un SOS de auxilio inmediato.

Para combatir todas estas sensaciones, Mercedes Tarín Ríos, licenciada en Farmacia y coordinadora del Departamento Médico de Sesderma, recomienda que “lleves siempre contigo una crema hidratante que funcione como un refuerzo de belleza”.

 

 

Consejos para mantener la piel sana

Durante la II Jornada DermoCOFM celebrada en el Teatro Príncipe Pío de Madrid, la farmacéutica desgranó una serie de consejos para mantener una piel sana y saludable.

Para lucir un cutis radiante y libre de imperfecciones es necesario realizar una correcta higiene facial. La limpieza debe realizarse dos veces al día, mañana y noche, con productos específicos y adaptados a nuestra dermis, aportando desde el inicio de la rutina ingredientes activos que vayan a potenciar las características de nuestra piel. Se recomienda también realizar una vez a la semana una limpieza en profundidad y para ello se debe escoger productos que ejerzan una exfoliación física.

 

Hidratación de la piel

Pero, sin duda, uno de los pasos fundamentales para lucir una piel perfecta es la hidratación, sin olvidar tampoco la importancia de la renovación cutánea. Una dermis bien hidratada reduce imperfecciones, evita la sequedad y la tirantez. Por eso, es necesario el uso de una buena crema hidratante. Al aplicarla en el rostro y en el cuerpo a diario, no solo se mantiene la piel hidratada sino que también se crea una barrera protectora que impide que penetre cualquier agente nocivo.

En cuanto a la renovación de la piel, se aconseja realizarla normalmente durante la noche, lo que ayudará a multiplicar sus beneficios:

  1. Mejorar su suavidad y disminuir signos de envejecimiento, tanto cronológico como ocasionado por el sol (fotoenvejecimiento).
  2. Reducir poros abiertos y aumentar de forma significativa los depósitos de colágeno.
  3. Potenciar su hidratación y luminosidad.

En el cuidado diario, también es imprescindible la fotoprotección. Es necesario tener siempre a mano un buen protector solar para evitar los daños que puede ocasionar la radiación ultravioleta. En la elección del fotoprotector solar, además de tener en cuenta la textura y el SPF en función del fototipo de cada persona, se aconseja incorporar fórmulas que también ayuden a reparar los efectos negativos del sol en la piel.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies