Archivos

Cómo tomar el sol de forma segura

Llegó el verano y, con él, las ansiadas vacaciones. Tanto si eliges playa como montaña, cuando nos exponemos al sol es muy importante hacerlo de forma segura y saludable. Con una adecuada protección solar se puede obtener los beneficios de tomar el sol sin poner en riesgo la salud de nuestra piel.

El sol es indispensable para nuestra vida y todos necesitamos que los rayos incidan sobre nuestra piel porque es la principal fuente de vitamina D, imprescindible para que el organismo pueda absorber el calcio, fundamental para mantener unos huesos sanos. Al mismo tiempo, fortalece el sistema inmunitario, reduce la presión sanguínea y hasta mejora el estado de ánimo.

 

Riesgos de tomar el sol

Pero un exceso de exposición solar conlleva riesgos como quemaduras de la piel, lesiones oculares, envejecimiento, manchas e, incluso, patologías más graves, como el cáncer de piel. Es por ello que el sol hay que tomarlo en su justa medida y siempre con la protección adecuada.
Consciente de los riesgos que presenta una inadecuada exposición solar, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha publicado un decálogo con el fin de promover una exposición solar segura y fomentar el buen uso de los de los protectores.

El decálogo de la AEMPS también recalca que “es necesario extremar las precauciones en las partes del cuerpo más sensibles al sol, como pueden ser la cara, el cuello, la calva, los hombros, el escote, las orejas, las manos y los empeines de los pies.

La protección de los labios debe llevarse a cabo con lápices o barras fotoprotectoras y la del cabello debe protegerse con productos específicos“.
Otra forma de proteger la piel es con ropa (camiseta y pantalones), sombreros y gafas de sol, así como hidratarse bebiendo agua con frecuencia. Y ante cualquier sospecha si se produce un cambio de color, forma o tamaño de manchas o lunares, se debe consultar de inmediato con un especialista.

La AEMPS advierte de que la exposición excesiva es un peligro para la salud. Asegura que no existe ningún producto que garantice la protección total frente a los riesgos derivados de la radiación solar. Los menores de 3 años no deben tomar el sol y el resto de población debe evitar las horas más intensas, entre las 12 y las 16 horas. Hay que utilizar un producto que proteja de la radiación UVB y UVA y que sea adecuado para cada tipo de piel.
Recomienda aplicar el producto en cantidad generosa y uniforme sobre la piel seca media hora antes de la exposición al sol, repetir este proceso cada dos horas y después de cada baño. Aconseja no utilizar protectores solares abiertos desde el año anterior. Es importante protegerse incluso en los días nublados, ya que las radiaciones UV se reflejan en el agua, arena, hierba e, incluso, en la nieve.

Todas estas recomendaciones, como hemos mencionado, las puedes encontrar en el decálogo elaborado por la AEMPS.  No obstante, ya sabes que si tienes cualquier duda, lo mejor es que acudas a tu médico habitual o a tu farmacéutico de confianza para que te asesoren y aconsejen cuáles son las mejores precauciones precisas que debes tomar para estar protegido/a ante los rayos del sol.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies