Archivos

¿Cómo están tus manos?

Las manos son una de las partes del cuerpo más expuestas a las agresiones externas y para su limpieza deben emplearse jabones suaves o detergentes no irritantes que no destruyan el manto lipídico y respeten la función barrera. Además, es mejor usar agua fría o tibia, porque la caliente puede resecar la piel, y secarlas con una toalla, mejor que al aire.

Conviene aplicar cremas hidratantes con urea, aloe o vitaminas A y E o cremas nutritivas con vitaminas, aminoácidos y extractos vegetales. Lo ideal es que se absorban rápidamente absorción, que tengan una textura ligera y que no dejen restos grasos tras su aplicación.

También es bueno protegerlas usando guantes o cremas protectoras que funcionan como tales creando una película sobre la piel, disminuyendo la pérdida de agua e impermeabilizándola; se suelen emplear antes de manipular sustancias irritantes y se eliminan con el lavado.

Las manos pueden sufrir numerosas alteraciones, pero las más habituales son las producidas por el exceso de sudoración y las manchas de la piel.

Hablando de las manos, las uñas merecen especial atención. ¿Qué podemos hacer para cuidarlas?

1. Mantenerlas siempre secas, ya que mojadas pueden ser un lugar ideal para que se desarrollen hongos y bacterias

2. Cortarlas a menudo, primero en línea recta y luego redondear las puntas con una lima

3. Evitar morderlas y estirar los padrastros, ya que se pueden causar heridas; es mejor cortarlos

4. Seguir una dieta equilibrada: la queratina (componente principal de las uñas) es una proteína.

5. Vigilar su apariencia; ciertos cambios en el color, la forma, la textura e incluso en la velocidad de crecimiento pueden indicar problemas de salud. Lo normal es que sean lisas, sin manchas ni punteado, y muestran una pequeña lúnula blanca. Las estrías verticales son normales y se hacen prominentes con la edad, al igual que también va aumentando su fragilidad. Las alteraciones en la uñas pueden indicar problemas como hipotiroidismo, psoriasis, anemia o  mala nutrición

6. Se pueden emplear productos reparadores o endurecedores que formarán una película protectora, ayudando a fortalecer y regenerar la uña.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies