Archivos

Cómo cuidar nuestros labios durante el invierno

Durante el invierno es muy frecuente que nuestros labios se sequen más de lo normal, ya que están constantemente expuestos al frío, al viento, al sol o a nuestra propia saliva. Es habitual que presenten una apariencia rojiza, que se cuarteen, se agrieten y que se formen pequeñas fisuras que pueden escocer o incluso doler bastante.

Los labios tienen una piel que es extremadamente fina y delicada. Además, carecen de melanina y de glándulas sebáceas y sudoríparas, por lo que se deshidratan con mayor facilidad. La salud de nuestros labios se ve afectada por diferentes factores:

  • Factores ambientales: frío, viento, sequedad del ambiente, hacen que se nos seque más la piel. Los labios, al ser una de las zonas más expuestas del cuerpo, son los que primero se ven afectados. Pero además del frío tenemos que tener en cuenta el sol. Los rayos solares pueden llegar a quemar la delicada piel de los labios, incluso en invierno.
  • Factores internos: llevar una mala alimentación, deshidratación, carencia de vitaminas, uso de algunos medicamentos.
  • Factores externos: cosméticos, algunas personas pueden tener alergia a algún componente de las cremas o barras de labios y el contacto con ellas puede originar irritación y sequedad en los labios.
  • Factores conductuales: fumar, humedecer o morder los labios constantemente. Hay personas que tienen la manía de humedecer los labios continuamente con la lengua. De esta manera se eliminan los hidratantes y protectores naturales de la piel, con lo que los labios se quedan más secos y desprotegidos.

 

Los principales problemas que aparecen en los labios cuando no están correctamente cuidados son:

  • Labios secos: esto es debido a una falta de hidratación. Es fundamental estar bien hidratados tanto por dentro como por fuera.
  • Mayor sensibilidad y dolor.
  • Descamación: puede venir derivada de alguna crema o enjuague bucal, algún hongo tipo cándida, alergias, falta de hierro o vitaminas e, incluso, por el estrés.
  • Grietas: surgen como consecuencia de la sequedad o el frío extremo y pueden llegar a producir heridas con sangrado. Son muy molestas a la hora de sonreír e incluso a la hora de hablar.
  • Pérdida de volumen: viene provocada por la pérdida de colágeno. Los labios pierden su tonicidad y se reduce la circulación sanguínea.

 

¿Cómo podemos evitarlo?

  • Una buena hidratación tanto interna como externa es vital para lucir siempre unoslabios sanos. Es recomendable beber 1,5-2 litros de agua al día y aplicarse frecuentemente vaselina o bálsamo labial. Si lleva protección solar, mejor aún. El ácido hialurónico es un buen aliado para la hidratación de nuestros labios ya que ayuda a absorber la humedad ambiental. El bálsamo labial debemos usarlo a diario y antes de exponer nuestros labios a una potencial agresión externa. Pero también deberíamos aprovechar la noche para aplicarnos bálsamo labial antes de irnos a dormir. La piel de los labios, al igual que la piel del rostro, utiliza la noche y el sueño para nutrirse y resetearse.
  • Evitar chuparse los labios
  • Si se te descaman o agrietan los labios, no es conveniente morderse las pielecitas que se forman. Esto retrasará la curación y además aumentará el dolor.
  • Tratamiento específico: en ocasiones la irritación de los labios es tal que solo los productos protectores e hidratantes no son suficientes. En estos casos, el médico puede prescribir un tratamiento concreto, habitualmente una crema con corticoides durante unos días.
  • No fumar

¿Cómo debemos cuidar nuestros labios?

Al igual que otras partes de nuestro cuerpo, los labios requieren de unos cuidados específicos para que luzcan siempre perfectos.

  • Exfoliación: Es aconsejable exfoliar la piel de los labios una vez por semanapara regenerarlos y eliminar las células muertas. Tenemos que tener en cuenta que es una piel muy delicada y sensible por lo que la exfoliación no la podemos realizar con la misma intensidad que la hacemos en otras partes de nuestro cuerpo. Tras realizar la exfoliación conviene aplicar bálsamo de hidratación.
  • Masaje: Masajear los labios bien entre 3-4 minutos hace que estén más voluminosos, ya que activamos la circulación sanguínea. Podemos hacerlo con los dedos en movimientos circulares o dando pequeños pellizcos.
  • Hidratación: durante todo el “post” lo hemos venido comentado y es que una buena hidratación es importantísima para que nuestros labios estén sanos. Aplicar varias veces al día bálsamos labiales con protección solar. Si vamos a la nieve aumentaremos el grado de protección, ya que se pueden producir quemaduras.

Recordemos que nuestros labios son, junto con los ojos, los grandes protagonistas de nuestra cara. Unos labios bien cuidados, con buen color e hidratados, son señal de buena salud y de juventud.

 

Texto:

Rebeca González Ginés, farmacéutica del Servicio de Información Técnica del COFM. 

 

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies