Archivos

Cómo conservar los medicamentos

La correcta conservación de los medicamentos es fundamental para que puedan mantener su actividad farmacológica de la forma esperada. Por tanto, no pueden guardarse en cualquier sitio. A continuación, os damos algunas recomendaciones para conservar los medicamentos de la forma más adecuada y segura.

Antes de usarlos:

  • Guardar los medicamentos en un lugar seco y fresco.
  • Siempre fuera del alcance de los niños.
  • Generalmente, los medicamentos pueden ser conservados a temperatura ambiente, salvo aquellos que requieren condiciones especiales.
  • No exponer los medicamentos a la luz solar ni al calor directo.
  • Evitar almacenarlos en el baño o la cocina, debido a los cambios bruscos de temperatura y humedad que suelen darse en estas estancias.
  • Conservar el medicamento en su envase original, con su prospecto. Leer el prospecto del medicamento para conocer con exactitud las condiciones de conservación recomendadas.
  • Conservar en el frigorífico (2ºC – 8ºC) los medicamentos termolábiles (insulinas, vacunas, determinados colirios, etc.). Nunca en el congelador.
  • Comprobar la fecha de caducidad del medicamento. De nada sirve guardar el medicamento en condiciones óptimas si está caducado.

Una vez abiertos:

  • Es muy importante apuntar la fecha de apertura de colirios, jarabes y pomadas (podemos hacerlo en la misma caja).
  • En algunos casos, las condiciones de conservación que necesita el medicamento pueden ser distintas a partir del momento en que se reconstituye el preparado; es el caso de algunos jarabes infantiles que necesitan de un último paso de preparación en casa, y a partir de este momento deben conservarse en nevera y tienen un periodo limitado de tiempo para su consumo.
  • Hay medicamentos cuya “forma” depende de la temperatura; es el caso de los supositorios, los óvulos y algunas cremas. En este caso, deben guardarse en la nevera porque, aunque el principio activo no se modifique por el calor, su forma farmacéutica es indispensable para garantizar su correcta administración.
  • Normalmente, una vez abiertos los colirios tienen un periodo de validez de un mes.
  • Si tenemos que viajar y llevamos medicamentos de conservación en nevera, tenemos que mantener las condiciones de temperatura adecuadas para que esta no les afecte.
  • No tomar el medicamento si nos parece que su aspecto, color o sabor ha cambiado.
  • Cuando haya que desecharlos, llevarlos al punto de recogida SIGRE de tu farmacia.

Si tras la lectura del prospecto, aún tienes dudas, consulta con tu farmacéutico habitual, él te dará las mejores pautas y consejos sobre cómo conservar los medicamentos.

 

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies