Archivos

Los bancos leche materna, las nodrizas del siglo XXI

En 2001 la OMS acreditó a los bancos de leche como una de las mejores estrategias sanitarias para proteger la lactancia materna como uno de los procedimientos más eficaces para disminuir la mortalidad infantil.

La promoción de la lactancia materna es un reto y un objetivo prioritario en salud pública para la OMS, UNICEF y FAO. Para estas organizaciones el mejor alimento para los recién nacidos, sobre todo en prematuros, es la leche materna, por eso cuando la madre no tiene leche, recomiendan la leche materna donada por mujeres sanas como la mejor alternativa para la nutrición de los recién nacidos.

El primer banco de leche se crea en Viena en 1900. A partir de esa fecha se establecen bancos de leche a gran escala por toda Europa, pero su número ha ido fluctuando dependiendo de la popularidad de la lactancia materna u otras causas que paralizaron su desarrollo. Concretamente, la aparición del VIH provocó la desaparición de múltiples bancos durante los años 80. Actualmente se contabilizan unos 200 bancos en toda Europa, de los cuales solo ocho son españoles, un número muy bajo que sitúa a España por debajo de la media de Francia o los países nórdicos.

El banco de leche es un centro especializado donde la leche donada por algunas madres se recibe, se procesa, se almacena y se distribuye según indicación médica, a niños enfermos que no pueden recibirla de sus propias madres. Tanto la donación como la dispensación son gratuitas.

Los estrictos controles de calidad en la selección de las donantes, la recogida y almacenamiento de la leche y su pasteurización previa al consumo, otorgan a la leche humana donada la seguridad y los beneficios que ofrece la leche materna. Al respecto, el Banco Regional de Leche Materna Aladina-MGU Hospital 12 de Octubre, considera demostrado que “la leche donada pasteurizada conserva componentes biológicos con efectos inmunomoduladores y antiinflamatorios. Todas estas propiedades hacen que la leche donada no se considere sólo un alimento, realmente es un elemento protector contra la enfermedad”.

También, la Asociación Española de Pediatría (AEP) defiende la leche humana donada como recurso de primera elección para manutención de la lactancia materna porque contribuye al desarrollo de los recién nacidos de bajo peso (entre 800 y 1.500 gramos) que presenten riesgo de patología digestiva o intestinal, déficit inmunitario o una salud precaria.

De acuerdo a los datos facilitados por la Asociación Española de Bancos de Leche Humana (AEBLH) a lo largo de 2015, cerca de 1.500 madres donaron más de 7.000 litros de leche que han servido para que 1.916 neonatos, en su mayoría prematuros de muy bajo peso, se beneficien de estas donaciones, datos esperanzadores, pero todavía insuficientes, si tenemos en cuenta que en España nacen cada año unos 40.000 niños prematuros.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies