Archivos

El autocuidado como vía de escape

Sólo hay que analizar lo sucedido desde 2009 en el mercado de la farmacia para darse cuenta que el sector necesita reaccionar y encontrar pronto nuevas vías de ingresos si quiere invertir y crecer en el futuro. La consultora QuintilesIMS nos lo ha vuelto a recordar en su último informe de tendencias.

Entre otras cuestiones, revela que la facturación media de una farmacia en España (calculada en un millón de euros) cayó un 14,2 por ciento en los últimos cinco años, lastrada sobre todo por la política de control del gasto público en recetas. Una dinámica que difícilmente se invertirá por la necesidad de controlar el gasto en recetas para financiar la innovación farmacéutica que, lamentablemente, sigue desviándose al canal hospitalario sin tener en cuenta las necesidades del paciente.

Cambiar esta última situación es parte de la solución, porque poco, o muy poco, se puede esperar de la facturación de recetas. Por mucho que este año vuelva a cerrar en positivo, la consultora augura un estancamiento de las ventas hasta 2020.

Este es el escenario con el que debe trabajar la farmacia. Son muchos los compañeros que se han puesto manos a la obra y han encontrado en los medicamentos y productos de autocuidado una fuente de ingresos extraordinaria. Casi tres de cada diez euros que ingresó la farmacia en 2015 proceden ya del segmento de consumer health, que abarca medicamentos OTC, productos de cuidado personal, de cuidado del paciente y de nutrición y dietéticos, entre otros. En los últimos doce meses, este segmento de ventas libres creció un 5,9 por ciento y ya factura 5.712 millones de euros a PVL en el mercado de farmacia, frente a los 4.834 millones de 2012.

Pero no todas las farmacias están sabiendo o pudiendo aprovechar la oportunidad abierta en el mercado de ventas libres. La consultora subraya la brecha abierta entre oficinas a la hora de potenciar este segmento que requiere de nuevas habilidades de gestión o marketing y que depende, en gran medida también, de las ventajas que proporciona la propia localización de la farmacia.

Lo que la profesión debe hacer valer, en cualquier caso, es su consejo profesional a la hora de recomendar productos y servicios relacionados con la prevención, la promoción de la salud y el cuidado personal. Este es el valor añadido sanitario y la confianza que el farmacéutico ofrece al ciudadano y que le diferencia de otros canales donde todo, o casi todo, vale con el único objetivo de vender.

 

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies