Archivos

Alimentos hiperpalatables, una peligrosa adicción

Algunos alimentos son tan adictivos que no podemos dejar de comerlos. Seguro que nos reconocemos cuando apuramos el cajón de palomitas a mitad de la película o vaciamos la bolsa de aperitivos con más gula que hambre. Este fenómeno está relacionado con la llamada ‘palatabilidad’ de los alimentos, una característica asociada a los alimentos procesados o dulces con combinaciones atractivas de grasa, azúcar, carbohidratos y sodio que han sido diseñados específicamente por la industria alimentaria para activar los circuitos neuronales de recompensa cerebral y los mecanismos de control que dan la señal de saciedad.

Como resultado se obtienen productos comestibles con gran poder adictivo, hipercalóricos, poco saciantes y menos nutritivos, pero con una estudiada presentación que les hace apetecibles, crujientes, sabrosos y que aportan una aparente sensación de bienestar. Además, estos productos proliferan en las estanterías de los supermercados o en cualquier máquina de vending incitando a una ingesta excesiva, que está relacionada con un incremento del sobrepeso y obesidad, la plaga del siglo XXI, que junto a un gran número de patologías crónicas, como el colesterol, hipertensión arterial o diabetes tipo II, provocan graves consecuencias en el Sistema Nacional de Salud.

Los alimentos procesados, considerados hiperpalatables, se clasifican en tres grupos. El primero se destaca por una mezcla de grasa y sodio, como los perritos calientes o el beicon; en el segundo se clasifican los pasteles o helados que aportan grasas y azúcares simples, y el tercer subgrupo sobresale por contener carbohidratos y sodio presentes en las palomitas y galletas saladas.

Aunque los alimentos palatables han sido definidos con términos descriptivos, un reciente estudio publicado en la revista ‘Obesity’ ha puesto de manifiesto que la mayoría de los alimentos consumidos en Estados Unidos pertenecen a esta categoría. Así lo indica el análisis realizado a casi 8.000 alimentos incluidos en la base “Food and Nutrient Database for Dietary Studies”, según la cual el 70 por ciento de las comidas identificadas como hiperpalatables tenían un alto contenido en grasas y sodio, especialmente las carnes procesadas o los productos a base de huevo y leche.

Pero, la gran sorpresa de este informe la han dado los alimentos ‘sin’. Hasta el 5 por ciento de los productos comercializados bajo el epígrafe ‘bajos en grasa, azúcar, sal o calorías’, están considerados como hiperpalatables. Es más, casi la mitad de los alimentos presentados como opciones sin azúcar reunían criterios de hiperpalatabilidad.

Ante esta indefinición, el informe también estima que hay alimentos que siendo palatables no entran en la categoría de peligrosos o adictivos porque no son considerados comida rápida. Por esa razón, los investigadores han diseñado tres categorías según la composición de grasas, azúcares y sodio para identificar este tipo de alimentos:

  • Más del 25% de calorías procedentes de grasas y con más del 0,30% de su peso en sodio.
  • Más del 20% de calorías procedentes de grasas y otro porcentaje superior al 20% de azúcares.
  • El 40% de calorías de carbohidratos y con más del 0,20% de su peso en sodio.

 

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies