Archivos

¿Alergia, picor nasal? Descubre los beneficios del agua de mar

Una nariz limpia y libre de alérgenos acumulados es una medida eficaz en el control y prevención de los típicos síntomas de la alergia, rinitis, lagrimeo y congestión nasal, que son comunes durante esta época del año ante un brote de alergia. Igual que cuidamos la higiene de las manos, los dientes o el cuerpo, debemos cuidar la de nuestra nariz.

La respiración por la nariz tiene una serie de ventajas respecto a la respiración a través de la boca, como son la humidificación, el calentamiento y el filtrado del aire antes de llegar a los pulmones. El cuidado y la limpieza de las fosas nasales ayuda a mantener la mucosa y el epitelio nasal en condiciones adecuadas, favoreciendo su nivel de humedad y haciendo que cumpla su función protectora de las vías respiratorias. Los lavados nasales con soluciones salinas ayudan a eliminar los alérgenos (polen, polvo, esporas), microorganismos y otras sustancias que se encuentran en las fosas nasales; alivian la congestión nasal; diluyen y facilitan la eliminación de la mucosidad, y favorecen la hidratación de la mucosa nasal. Además, actúan como tratamiento adyuvante en diferentes patologías respiratorias (rinitis, sinusitis) y nos permiten proteger a las personas de nuestro entorno de virus, como los del resfriado y la gripe. También nos ayudan a restablecer el equilibrio fisiológico de la mucosa nasal alterado como consecuencia de un traumatismo o un procedimiento diagnóstico o quirúrgico

Para hacer lavados nasales, las soluciones salinas que se utilizan son el suero fisiológico y el agua de mar. La principal diferencia entre ambas está en su producción: el suero fisiológico es una solución de cloruro sódico en agua a una concentración del 0.9%, que se elabora mezclando ambos componentes en un proceso industrial; mientras que, para obtener agua de mar, se parte de agua marina y, posteriormente, se filtra para reducir su contenido en cloruro sódico y que sea compatible con la mucosa nasal, conservando todos los minerales y oligoelementos que contiene el agua de mar, proporcionándole así más capacidad hidratante, reparadora y calmante que al suero. El agua de mar se comercializa en dispositivos de pulverización, que facilitan su aplicación, además de aportarle una mayor eficacia. Podemos diferenciar:

  • Agua de mar isotónica: la concentración de cloruro sódico es igual al suero fisiológico. En este caso, limpia por arrastre del moco, descongestiona, humidifica y contribuye al mantenimiento de la mucosa nasal. Es la recomendada para la higiene nasal diaria.

 

  • Agua de mar hipertónica: la concentración de cloruro sódico es mayor que en el suero fisiológico, normalmente 2%-3%. Conseguimos limpiar el moco por arrastre y por ósmosis, tiene mayor capacidad descongestionante y disminuye la inflamación de la mucosa. Se recomienda su uso en casos más severos de congestión y mucosidad abundante.

Para realizar correctamente los lavados nasales y que estos no provoquen molestias, como el dolor de oídos, se debe seguir una técnica correcta. Se pueden realizar estando de pie o sentado, inclinando la cabeza hacia el lado a limpiar. Seguidamente, se aplica el producto por la fosa nasal que queda en posición superior para que salga por la fosa nasal inferior. Se endereza la cabeza para facilitar la salida del líquido y se suena la nariz suavemente para retirar el exceso de agua y mucosidad. Es recomendable que la solución esté a una temperatura cercana a la corporal para mejorar la tolerancia del lavado.

Entre los muchos beneficios de usar el agua de mar en nuestra higiene nasal diaria, podemos destacar:

  • Descongestión
  • Hidratación de la mucosa por los oligoelementos que contiene
  • Elimina la sensación de picor o irritación
  • Elimina el exceso de mucosidad
  • Si contiene aloe vera o ácido hialurónico en su composición tendrá poder suavizante y reparador
  • Ayuda a mantener sanos los cilios de la nariz
  • Prepara y limpia la cavidad nasal antes de aplicar otros medicamentos
  • Acortamiento de los días de enfermedad
  • Se puede utilizar tantas veces como se necesite
  • No tiene efectos secundarios

 

Texto: Rebeca González Ginés

Farmacéutica. Unidad de Información del Medicamento del COFM

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies