Archivos

Día Mundial de la Alimentación

La buena alimentación, combinada con la práctica de ejercicio físico regular y el buen descanso nocturno, son los pilares básicos para alcanzar un buen estado de salud y bienestar, tanto a nivel físico como mental.

La composición exacta de una alimentación saludable, equilibrada y variada depende de las necesidades de cada persona (por ejemplo, de su edad, sexo, hábitos de vida, ejercicio físico). No obstante, los principios básicos de la alimentación saludable son siempre los mismos.

Según el modelo piramidal de la alimentación saludable de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), la dieta modelo para una persona cuyas necesidades energéticas oscilan entre las 1.700 y 3.000 Kcal, debería incluir entre seis y diez raciones al día de cereales, patatas y legumbres, entre dos y cuatro raciones de frutas y zumos de frutas, entre tres y cinco raciones de lácteos y entre una y dos raciones de carnes, pescados y huevos. Además, conviene reducir los aceites y las grasas, procurando no ingerir más de 80 gramos diarios. Por otra parte, se recomienda reducir al mínimo el consumo de azúcar, dulces y bollería industrial.

Con motivo del Día Mundial de la Alimentación, recordamos diferentes consejos preventivos para adquirir unos mejores hábitos de alimentación. Para ello, es necesario planificar las  5 comidas diarias que recomiendan los expertos, para quienes es necesario dejar un espacio de tres horas entre comidas para ajustar el tiempo a las necesidades biológicas de nuestro cuerpo.

También es conveniente mantener la hidratación bebiendo al menos un litro y medio de agua al día, sobre todo de cara a la temporada de verano. Pero, hay que tener cuidado con el consumo de café, azúcar y bebidas alcohólicas porque este tipo de líquidos deshidratan.

Para mejorar nuestra alimentación es importante consumir un  mínimo de cinco raciones diarias entre fruta y verdura para asegurar el aporte vitamínico que necesitamos en el proceso de nutrición. También hay que recordar que las vitaminas regulan el metabolismo, especialmente de los nervios y músculos y  se ocupan de transformar los alimentos en energía.

Por último, los productos precocinados, congelados y preparados no son lo más aconsejable en nuestra dieta, dado que generalmente contienen muchos aditivos, conservantes y grasas saturadas, por lo que es preferible preparar la comida en casa con productos frescos.

2 comentarios

6 Enero, 2017 a las 11:31 am
6 Enero, 2017 a las 11:36 am

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies