Archivos

27 de mayo: Día Nacional del Paciente Celíaco, manual de ayuda

A pesar de los avances en conocimiento y diagnóstico, solo una de cada 5-8 personas con enfermedad celiaca está correctamente diagnosticada. Esto se produce en gran medida por la falta de especificidad de sus manifestaciones clínicas y la afectación de múltiples órganos y sistemas, además del hecho de que hay personas que tienen lo que se conoce como enfermedad silenciosa.

¿Qué es?

Según la definición de la ESPGHAN (European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology an Nutrition), la enfermedad celiaca es una enfermedad multisistémica con carácter autoinmune que se manifiesta en individuos genéticamente predispuestos por la ingesta de gluten y otras prolaminas relacionadas. Presenta síntomas clínicos dependientes del origen del gluten, anticuerpos específicos de la enfermedad celiaca, haplotipos HLA – DQ2 o DQ8 y enteropatía”.

El gluten es un grupo de proteínas que se encuentra en el grano de muchos cereales (trigo, cebada o centeno), así como en sus derivados naturales e híbridos, como la espelta o el triticale. Y hay controversias sobre la avena.

Si una persona con enfermedad celiaca consume gluten, éste le provoca una lesión en las vellosidades del intestino delgado, provocando los signos y síntomas de esta enfermedad, tanto los típicos gastrointestinales, como los derivados de la malabsorción de los nutrientes, por eso se habla de enfermedad multisistémica.

Síntomas y signos

Muchos pacientes no están correctamente diagnosticados como celíacos debido a la diversa presentación clínica de esta enfermedad y porque, en muchos casos, se puede confundir con otras enfermedades, como el síndrome de intestino irritable o la dispepsia funcional. Además, existe lo que se conoce como enfermedad silenciosa o subclínica, que la padecen individuos que presentan atrofia vellositaria diagnosticada en un cribado, pero son asintomáticos.

Manifestaciones típicas: Los síntomas digestivos inespecíficos son los más habituales en los pacientes pediátricos, tales como dolor y distensión abdominal, náuseas y vómitos, diarrea o estreñimiento, mientras que en adultos suelen ser más leves como gases.

Otros síntomas más específicos, pero que no siempre lo son: pérdida de peso, fallos de crecimiento en niños, fatiga, calambres y dolores articulares, problemas óseos, anemia, defectos en el esmalte dental de los pacientes pediátricos. Estos se deben a la malabsorción de los micronutrientes como consecuencia de la lesión de las vellosidades intestinales.

Manifestaciones atípicas: son manifestaciones destacables, aunque poco frecuentes y más comunes en pacientes adultos. Estas son neurológicas (migrañas, déficit de atención, problemas de memoria…), psiquiátricas (depresión, ansiedad) o cutáneas. Algunos estudios muestran además problemas de infertilidad y abortos.

Diagnóstico

Para el diagnóstico se llevan a cabo varias pruebas: anticuerpos específicos en sangre, biopsia del duodeno, historia y examen clínico. Ninguna prueba por sí sola se considera suficiente para confirmar el diagnóstico.

Por primera vez la guía ESPAGHAN de 2012 permitió el diagnóstico basado en la serología, sin necesidad de biopsia, en determinados casos pediátricos muy concretos.

En España existe un protocolo de actuación para el diagnóstico precoz de la Enfermedad Celiaca (EC), promovido y financiado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España.

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/prestacionesSanitarias/publicaciones/DiagnosticoCeliaca.htm

Tratamiento = Dieta libre de gluten

El tratamiento de la enfermedad celíaca consiste en llevar una dieta sin gluten durante toda la vida, lo que lleva a una recuperación incluso a nivel del daño intestinal.

¿Qué alimentos lo llevan?

Las personas con enfermedad celiaca o con intolerancia al gluten deberían evitar alimentos que se preparen con harina de trigo, centeno, cebada, avena y derivados como galletas, bollería, pan. El gluten se utiliza por su poder espesante y confiere consistencia y esponjosidad a panes y masas. Además, muchos productos procesados, como por ejemplo salsas y carnes, llevan gluten o trazas de gluten en su composición.

¿Qué alimentos SÍ puedo tomar?

Las verduras, frutas, huevos, carnes y pescados sin procesar, arroz, patatas, maíz, legumbres… son productos que, de forma natural, si no han sido procesados, no tienen gluten.

También pueden tomar productos procesados preparados específicamente para personas celíacas, libres de gluten.

Alimentos de consumo ordinario cuando aseguren un contenido en gluten inferior a 20 mg/kg. (AECOSAN)

Tanto en España como en Europa, la normativa de etiquetado de los productos envasados obliga a especificar si el producto lleva entre sus ingredientes cereales con gluten.

Un paciente con enfermedad celiaca y su familia tienen que aprender a revisar detenidamente las etiquetas de todos los productos al hacer la compra.

 

Texto:

Cristina García-Agulló Pardo, farmacéutica del Servicio de Información Técnica del COFM.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies